¡Tan joven, pero sin deseo sexual! te decimos qué puedes hacer.

joven sin deseo sexual

Si ahora no tienes ganas de tener relaciones sexuales con la misma frecuencia y tu deseo es mucho menor, al punto que casi desaparece, sigue leyendo y presta atención a las posibles causas para encontrar el equilibrio.

Cuando hablamos de deseo sexual debemos partir por aclarar que no existe una medida estandarizada para definir que es poco o mucho cuando de deseo se trata, esto varía para cada mujer y solo tú sabes cuáles son tus niveles óptimos de deseo.

El deseo sexual de las mujeres varía naturalmente a lo largo de los años. Los altibajos generalmente coinciden con el comienzo o el final de las relaciones o con grandes cambios en la vida, como embarazo, menopausia o enfermedad. Algunos medicamentos utilizados para los trastornos del estado de ánimo también pueden causar un bajo deseo sexual en las mujeres.

Si la falta de interés en el sexo continúa y causa problemas, puedes estar viviendo un trastorno de interés sexual/excitación y debes asistir a la consulta con tu ginecólogo para validar posibles causas físicas y con tu psicólogo o terapeuta para revisar las causas psicológicas o en la relación.

Ten en cuenta que hay cambios en el estilo de vida y técnicas sexuales que pueden ponerte de ánimo más a menudo. Algunos medicamentos también pueden brindarte buenas perspectivas, pero para ello debes consultar al médico, quien es el indicado para recetarlas unas vez haga la evaluación particular de tu caso.

Anota estos 10 tips básicos para equilibrar tu deseo sexual 

Si no tienes interés en ningún tipo de actividad sexual, incluida la masturbación, presta atención a las señales de tu cuerpo y a las posibles causas que están generando la pérdida de tu libido. Eso es un super buen comienzo para darle pronta solución: 

Revisa las causas físicas: 

  1. Revisa si sientes dolor durante las relaciones sexuales, porque esa puede ser la causa de la falta de apetito sexual. En este artículo del blog Zenzsual hablamos de las Disfunciones Sexuales Femeninas, para aprender a identificar sus síntomas y las opciones para solucionarlo oportunamente si te llegará a suceder, para que no interfieran en tu bienestar sexual. 
  2. Revisa si estás sufriendo de resequedad vaginal. Es frecuente escuchar a mujeres que pierden la oportunidad de disfrutar del acto sexual, de una forma cómoda y placentera, por culpa de la resequedad vaginal. En este artículo, te compartimos algunos consejos básicos para resolver este molesto síntoma, que tiene fácil solución al usar un gel íntimo como el de Zenzsual, que es base agua, se absorbe, hidrata y regenera los tejidos maltratados por la falta de lubricación natural.  
  3. Enfermedades. Si estás pasando por alguna enfermedad (no sexual) esta podría afectar el deseo sexual, como la artritis, el cáncer, la diabetes, la presión arterial alta, la enfermedad de las arterias coronarias y las enfermedades neurológicas. Igualmente, las cirugías relacionadas con los pechos o el aparato genital pueden afectar la función sexual y el deseo.
  4. Si estás tomando algún medicamento para enfermedades crónicas, como presión arterial alta o diabetes ten presente que algunos de ellos pueden tener incidencia en tu deseo sexual. También ciertos medicamentos como los antidepresivos llamados «inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina», disminuyen el deseo sexual. Consúltalo con el especialista que te lo recetó para revisar las dosis.
  5. Revisa si últimamente tienes problemas para conseguir orgasmos, porque esto puede desanimarte y disminuir el deseo sexual. Ten presente que la sexualidad comienza en los juegos previos y aunque no siempre llegamos al orgasmo se puede disfrutar de la experiencia previa.
  6. Menopausia. El desequilibrio hormonal puede modificar el deseo sexual. Los niveles de estrógeno bajan y los tejidos vaginales se afectan haciendo que las relaciones sexuales sean dolorosas. Por estos y otros síntomas, es posible que la libido de algunas se atenúe durante este cambio hormonal.
    1. En este caso te recomendamos dos suplementos nutricionales para mitigar esta situación de forma natural. Por un lado, Libizenzs para equilibrar las hormonas responsables del deseo y recuperar las energías perdidas. Y ByeByeMenopausia para atenuar los síntomas de esta etapa.
  7. El embarazo y la lactancia. Los cambios hormonales durante el embarazo, inmediatamente después de tener un bebé y durante la lactancia pueden disminuir el deseo sexual. La fatiga, los cambios en la imagen corporal y la presión que supone quedar embarazada o cuidar de un nuevo bebé también pueden contribuir a que cambie el deseo sexual.

Causas psicológicas:

Tu estado de ánimo puede afectar el deseo sexual. Hay muchas causas psicológicas de la disminución del deseo sexual que debes trabajar con ayuda profesional. Las más recurrentes son la depresión, la ansiedad, el estrés, la baja autoestima, antecedentes de maltrato físico o experiencias sexuales negativas en el pasado.

Problemas de pareja: para muchas mujeres, la cercanía emocional es el preludio de la intimidad sexual. Entonces, los problemas de pareja pueden ser un factor importante en relación con la disminución del deseo sexual. Todo suma: la falta de conexión con tu pareja, los conflictos o peleas sin resolver, la comunicación deficiente de las necesidades y preferencias sexuales y los problemas de confianza.

Dale un empujoncito a tu deseo:

  1. Agenda tus fantasías o pensamientos sexualesaunque parezca tonto, abre espacio en tu agenda para guardar un ratito para idear tus fantasías sexuales, recuerdos eróticos y traer a tu cabeza las vivencias de esos momentos más calientes en tu vida, para revivir el deseo, y sembrar en tu cerebro las ganas de revivirlo.
  2. Desempolva tus películas eróticas: en la misma onda anterior, actualiza tu repertorio de películas eróticas para recrear en tu mente las escenas favoritas y darle espacio en tu habitación. Prepararse y anticiparse para la ocasión puede encender el deseo.
  3. Consulta al médico: él o ella son los expertos. A lo mejor la solución podría ser tan sencilla como reducir la dosis de un medicamento, usar un gel íntimo de calidad o estimular más tu cerebro.
  4. Estilo de vida. Es posible que un vaso de vino ayude a desinhibirte, pero no abuses del alcohol, beber en exceso puede afectar tu deseo sexual. Lo mismo sucede con las drogas ilegales. Además, fumar disminuye el flujo sanguíneo, lo que puede disminuir la excitación.
  5. Cansancio. El cansancio extremo puede contribuir a la disminución de la libido y falta de ganas. No lo desestimes como factor de disminución del deseo sexual. Date tiempo para ti y para tu descanso diariamente.

Equilibrar tu libido es un reto que puedes lograr con algunas acciones y el apoyo de tu médico. Mientras eso sucede está en tus manos procurar llevar una cotidianidad y una vida sexual más sana y placentera. Así que lo mejor es hacer el intento con las herramientas que dispones y obtener los beneficios saludables para ti y tu relación de pareja. 

Para obtener más tips como este, te recomendamos visitar nuestra tienda online: www.tuSaludIntima.com donde puedes comprar estos productos y conocer nuevas formas de blindar TuSaludIntima con Zenzsual.

En nuestro blog: www.Zenzsual.com también encontrarás más consejos de salud femenina y bienestar sexual. Conéctate a través de nuestras redes sociales, donde siempre publicamos videos, promociones y tips informativos. Síguenos en: @tuSaludintima @DoctoraKlaraSenior y @Tu_Ginecologa.

FUENTE: