ENVÍOS GRATIS EN USA POR COMPRAS SUPERIORES A $100 | SHOP NOW!

¡Deja en el pasado las relaciones sexuales dolorosas!

relaciones sexuales dolorosas

Es frecuente escuchar, como un secreto a voces, de mujeres que se pierden la oportunidad de disfrutar del acto sexual, de una forma cómoda y placentera, por culpa de la resequedad vaginal. En este artículo, te compartimos algunos consejos básicos para resolver este molesto síntoma, conocer sus causas y darle tratamiento, comenzando por brindar una correcta hidratación a tu zona íntima.

En términos médicos el dolor durante las relaciones sexuales es conocido como Dispareunia, refiriéndose a cualquier dolor genital presente antes, durante o después de tener relaciones sexuales y su intensidad varía en cada persona.

Para encontrar las causas de este dolor que interrumpe tus momentos de intimidad y sensualidad, es primordial la consulta médica para darle el merecido tratamiento de forma oportuna, sin dejar que se convierta en un obstáculo para alcanzar el orgasmo, y en el largo plazo, pueda representar un problema que interfiera en tu vida en pareja.

Uno de los principales motivos por los cuales las mujeres presentan dolor durante sus relaciones sexuales está relacionado con la disminución de la Lubricación Vaginal, la cual puede ser ocasionada por diferentes factores, tales como:

  • Cambios hormonales
  • Excesivo consumo de azúcar
  • Síndrome metabólico con resistencia a la insulina
  • Estrés y depresión
  • Dispositivos intrauterinos con hormonas (como el mirena)
  • Duchas vaginales
  • Algunos anticonceptivos orales y los que son a base de progesterona
  • Infecciones vaginales
  • Diabetes
  • Síndrome de Sjögren
  • Uso excesivo de jabones y lociones vaginales

Otros causantes del dolor durante las relaciones sexuales pueden relacionarse con:

  • Infecciones agudas o crónicas en el tracto urinario
  • Lesiones o traumatismos (irritación por accidente, cirugía pélvica, circuncisión femenina)
  • Inflamación o trastornos de la piel de la zona genital
  • Espasmos involuntarios de los músculos de las paredes de la vagina (vaginismo)
  • Anomalía congénita
  • Enfermedades de transmisión sexual
  • Miomas y endometriosis
  • Cicatrices tras un parto
  • Problemas psíquicos, tan cotidianos como los problemas de pareja o más complejos como algunos factores vinculados a antecedentes de abuso.

¡Para descifrar el enigma, consulta al médico! No lo dejes para después y prioriza tu salud íntima, tal y como lo haces con la salud de tu familia. Te damos la opción de pedir tu cita online con las doctoras de Zenzsual, expertas en manejar este tipo de casos y están acostumbradas a acompañar a miles de mujeres en la resolución de sus dudas y situaciones vinculadas a la salud de femenina.

Consejos para mejorar tu lubricación

El primer consejo útil ante cualquier dolor durante la intimidad es identificar la causa del dolor, según el momento en el cual aparece la molestia. Aquí algunas de las más comunes, lo importante siempre es consultar al médico:

Tipo de Dolor

Causa posible

Recomendación

Dolor al inicio de la penetración

  • Sequedad vaginal
  • Cicatrices post-parto
  • Infecciones o lesiones en piel
  • Vaginismo
  • Recomendamos utilizar un gel hidratante
  • Relajarse
  • Realizar un masaje perineal previamente para estimular la excitación
  • Y consultar al médico

Dolor profundo solo con algunas posiciones

Choque del pene con el fondo de la zona íntima, donde se encuentra ubicado el cuello uterino.

Comunicarlo a tu pareja y cambiar de posición, para bajar la intensidad de penetración.

Dolor profundo que persiste en cualquier posición y que se mantiene incluso luego de la relación:

  • Todas las anteriores.
  • Infecciones pélvicas o urinarias
  • Colitis
  • Mimosa
  • Tumores
  • Endometriosis
  • Entre otras causales.

Consultar al médico a la brevedad posible.

Adicionalmente, ante esta situación puedes hacer algunas cosas muy sencillas para lograr la máxima lubricación al momento de tener relaciones íntimas.

A continuación, algunos consejos para lograrlo y disfrutarlo, como bien lo mereces.

  1.  Mantén una vida sexual activa: y procura equilibrar tu vida entre el trabajo y el descanso acompañado de hábitos saludables de vida, como el ejercicio y el aire fresco.
  2. Aliméntate sanamente: consume alimentos ricos en ácidos grasos poliinsaturados y, en caso de ser necesario, toma complementos alimenticios naturales con aceites omega (siempre previa consulta al médico).
  3. No uses lavados vaginales ni abuses del jabón en la zona íntima: ni siquiera el que venden como jabón íntimo. Con solo agua y un jabón muy suave, puedes eliminar todas los microbios y cuidar el pH natural de la mucosa.
  4. No abuses de los tampones: Ellos tienen productos químicos que secan o absorben los fluidos de las paredes de la vagina, dejándolas desprotegidas.
  5. Usa lubricantes: por lo menos una vez al día y para al momento del disfrute sexual. Especialmente si tienes sequedad de forma habitual. Es importante que prefieras los lubricantes vaginales con base acuosa y ecológicos.

El gel hidratante femenino de Zenzsual tiene el valor agregado de tener una alta concentración de Ácido Hialurónico, un componente que favorece la hidratación y garantiza su acción eficaz en la zona genital, ya que posee 3 veces el volumen o cantidad de los otros geles en el mercado.

Es el único gel orgánico en el mercado 100% natural, apto para veganos. Es producido en base a agua, lo cual es un gran beneficio ya que no predispone a infecciones y es compatible con látex, por lo que no daña preservativos ni juguetes sexuales. No contiene glicerina ni parabenos y su PH es diseñado especialmente para proteger tu zona íntima.

En definitiva, la recomendación principal es que trates a tu vagina como el resto de tu cuerpo, y como muchas tratan su rostro.  Dedícale unos minutos después del baño para hidratarla y nutrirla.

Fuentes: