ZENZSUAL y COVID-19 TRABAJAMOS CON TODA LA SEGURIDAD SANITARIA EN NUESTROS ENVÍOS. SE PUEDEN PRESENTAR DEMORAS POR LA PANDEMIA. LOS ENVÍOS A EUROPA HAN SIDO SUSPENDIDOS.

Los cambios de tu Vagina Parte I

Como todos los demás órganos y tejidos de nuestro cuerpo, la vagina pasa por diversos cambios a lo largo de nuestra vida que varían según la edad, la herencia, los embarazos, el número de partos, el peso de los bebés, si sufrimos o no de estreñimiento, de sobrepeso y finalmente con la llegada de la menopausia.  

A lo largo de estas líneas les mostraremos cuales son estos cambios y les contaremos cómo prevenirlos e incluso cómo tratarlos en caso de que ocasionen molestias.

Tres son los períodos más importantes en la vida de la mujer de los que debemos conversar:  La niñez hasta el período previo al desarrollo, el inicio de la vida sexual y la etapa reproductiva y finalmente la que significa para nosotras “La Edad de Oro” – La menopausia y postmenopausia -.

Niñez y previo al desarrollo

Para empezar, antes del desarrollo la vagina tiene pocos pliegues,  produce un líquido que coloquialmente llamamos flujo, pero no en cantidades importantes como luego del desarrollo.   En cuanto a longitud no es tan larga como en la adultez, incluso luego del desarrollo no llega a tener el tamaño de una mujer ya madura.  

Justo antes del desarrollo las niñas empiezan a producir más moco y flujo vaginal, se alarga un poco mas la vagina, le aparecen mas pliegues o rugosidades  y cuando llega el desarrollo conocido como “Menarquia” empieza a menstruar o a sangrar.

En esta etapa son pocos los factores externos que influyen en cambios  o alteraciones en el canal vaginal.

Inicio de la vida sexual y etapa reproductiva

Cuando inicia la vida sexual, durante los primeros encuentros, debido al tamaño de la entrada de la vagina y a la presencia de esa membranita o telita que cubre parcialmente el orificio, que se llama HIMEN, las relaciones pueden ser ligeramente dolorosas e incluso, no siempre, presentar sangrado durante o después de las mismas.   

Poco a poco, si hay una buena estimulacion y respuesta sexual, además de una interacción adecuada con la pareja, se va aumentando ligeramente el orificio de entrada y debido a la buena elasticidad de la vagina, las relaciones dejan de ser dolorosas y se van haciendo mucho más placenteras.

Durante esta etapa hay diversos factores que pueden propiciar cambios en el canal vaginal, de los cuales les hablare un poco a continuación:

  1. El embarazo:    ¡Imagínense! durante 9 meses una mujer  tienen dentro de su cavidad pélvica un útero con un  peso que puede llegar a 6 a 8 kilos ( si contamos bebe, placenta, líquido ).   Toda esa presión, con la mujer de pie, se trasmite al piso pélvico y al canal vaginal, ¿Que sucede?:   
    1. Si la mujer tiene buena herencia, con un colágeno de buena calidad en todos sus tejidos, si se ejercita de forma regular y tiene un piso pélvico (músculos  pélvicos) activo y se preocupa por ejercitarlos durante y después del embarazo, probablemente los cambios en el canal vaginal no sean muy importantes y no tengan repercusión en la calidad de su vida o respuesta sexual.
    2. Ahora bien, ¿qué sucede si la mujer tiene una mala calidad de colágeno (genéticamente tiene predisposición a la flacidez, estrías), no se ejercita y no tiene músculos pélvicos activos?:  El canal vaginal puede ceder a esa presión, estirarse y volverse laxo (flácido), en algunos casos lo suficiente como para ser percibido por la mujer y e incluso por su pareja, pudiendo esto traer como consecuencia una disminución del placer sexual por la pérdida de la fricción suficiente entre el pene y la vagina.
  2. Parto vaginal:  situación muy similar a la anterior.
    1. Mujeres con tejidos firmes, con buena elasticidad, luego de un parto donde se aumenta más de 100 veces su tamaño normal, la vagina puede retornar con el tiempo y la recuperación de los músculos a su estado  casi original, conservando intacta su respuesta y función sexual.
    2. Si hay una mala elasticidad o si hay alguna complicación como un desgarro del canal vaginal, para llegar nuevamente después del parto a su estado “casi” original, puede que requiera de tratamientos correctivos, algunas veces cirugías y otras solo tratamientos de consultorio (rehabilitación de piso pélvico y tensado vaginal con láser, radiofrecuencia o ultrasonidos), complementados con ejercicios y tratamientos en casa para mejorar los resultados.
  3. Obesidad, estreñimiento, tos crónica: son  factores importantes que aumentan la presión dentro del abdomen y ejercen un peso no igual pero si similar al del embarazo, que si se hacen crónicos en el tiempo, y se asocian otras cambios de la edad, pueden llevar también a un aumento en la flacidez o laxitud del canal vaginal, con todas las consecuencias que les explicamos anteriormente, incluso cuando es muy severa la laxitud puede que llegue a convertirse en un prolapso vaginal, necesitando en este caso muchas veces una corrección quirúrgica.
  4. FUMAR:   ¡SI!  fumar es un vicio que influye negativamente en muchos aspecto de la vida, y la mala noticia para las fumadoras es que en la vagina también, porque la mujer fumadora tiene una pobre producción de colágeno y el colágeno que produce es de muy MALA CALIDAD, por lo tanto, es más susceptible de tener flacidez o laxitud en la vagina y en todas las partes de su cuerpo. ¿no les parece un motivo suficiente para dejar de fumar?

La Edad de ORO, la Menopausia y Post Menopausia

Por ser esta una de las etapas más importantes en la vida de la mujer, que genera en algunas mucha angustia a medida que nos acercamos a su llegada, vamos a seguir aondando en este importante e interesante tema para todas en nuestros próximo artículos. Así que ¡Estén Pendientes! Desde ya les adelantamos que la menopausia puede dejar de ser un trauma  y convertirse un período maravilloso así que aquí en tu MAGAZINE ZENZUAL te llevaremos de la mano para que descubras cómo lograrlo y te puedas sentir bella y saludable hasta en lo más íntimo.