ZENZSUAL® y COVID-19 TRABAJAMOS CON TODA LA SEGURIDAD SANITARIA EN NUESTROS ENVÍOS. SE PUEDEN PRESENTAR DEMORAS POR LA PANDEMIA. LOS ENVÍOS A EUROPA HAN SIDO SUSPENDIDOS.

Aprende a desestresar tu vagina con el Kegel Inverso

 

kegel inverso

Contrario a lo que muchas piensan, los ejercicios de Kegel no siempre están indicados. Cuando los músculos están muy contraídos, hay dolor y otros síntomas, por lo que debes hacer los ejercicios contrarios para relajarlos. En TuSaludIntima te enseñamos más de esta condición conocida como la hipertonía pélvica, sus causas y soluciones.

¡Los extremos también son malos! si eres de las mujeres que tiene dolor en algunas ocasiones durante la penetración o si estás reiniciando tu sexualidad en el postparto temprano y sientes dolor, aquí te enseñamos a desestresar tu vagina.

El piso pélvico es un grupo de músculos y otros tejidos que forman una especie de cabestrillo a través de la pelvis responsable de mantener en su lugar al útero, la vejiga, los intestinos y otros órganos. Lo cierto es que, al igual que cualquier otro músculo de tu cuerpo, el piso pélvico puede debilitarse, lastimarse o contraerse demasiado. 

Cuando se debilita por el embarazo, el parto, la obesidad, los tratamientos con radiación, cirugías o el simple envejecimiento, por lo general, los médicos recomiendan realizar los ejercicios de Kegel. En TuSaludIntima constantemente estamos invitando a las mujeres a que realicen este tipo de entrenamiento para mantener tonificado esa musculatura y no llegar a vivir las consecuencias de su debilitamiento.

Pero hoy venimos a hablar del caso contrario, esa situación de salud que se presenta cuando esa musculatura pélvica tiene una excesiva tensión, conocida en términos médicos como la Hipertonía del Piso Pélvico.

¿Qué es la hipertonía del suelo pélvico?

La hipertonía pélvica se presenta cuando existe un exceso de tono y tensión muscular del suelo pélvico y los músculos que lo rodean (los del abdomen transverso, la espalda baja y hasta los glúteos). Los músculos llegan a estar tan tensos que afectan a la flexibilidad del cuerpo, impidiendo o dificultando la micción, la defecación y las relaciones sexuales, llegando a causar un fuerte dolor.

Las causas que provocan hipertonía del suelo pélvico son variadas y pueden tener un origen fisiológico o psicológico. Entre las más habituales están los cambios hormonales, la menopausia, cirugías, lesiones traumáticas, cicatrices, el parto con episiotomía (la incisión entre la abertura vaginal y el ano), malos hábitos posturales, practicar deporte de alto impacto o con levantamiento de mucho peso, obesidad y realizar ejercicios Kegel de manera incorrecta. A nivel psicológico también es causada por el estrés, la ansiedad y el haber vivido experiencias traumáticas.  

Los síntomas más habituales de la hipertonía pélvica son: 

  • Dificultad y dolor al orinar. El chorro de sale incompleto con la sensación de no haber terminado o interrumpido (no es continuo).
  • Ganas repentinas e incontrolables de orinar y aumento de la frecuencia urinaria.
  • Infecciones de orina recurrentes, incluyendo candidiasis. 
  • Estreñimiento.
  • Dificultad para defecar y/o dolor al defecar o inmediatamente después.
  • Dolor en o alrededor del cóccix, en la zona lumbar, en la zona pélvica o en las caderas.
  • Dolor en los genitales: al insertar un tampón, una copa menstrual, juguetes sexuales o bolas chinas; y en algunos casos, hasta por el mero roce de la ropa interior.
  • Problemas para disfrutar las relaciones sexuales, ya que la hipertonía de piso pélvico puede causar vaginismo, dispareunia y vulvodinia.

¿Qué puedes hacer si tienes los síntomas?

El tratamiento de la hipertonía pélvica dependerá de cada caso y sus causas. El ginecólogo será tu aliado en la búsqueda de la solución y te dará las mejores recomendaciones para abordar la situación, con el aporte de un equipo interdisciplinario compuesto también por sexólogos y psicólogos. 

Entre los tratamientos más comunes para relajar esta musculatura pélvica se encuentran los ejercicios de Kegel Inversos. En el video a continuación te compartimos un tutorial de una de las fundadoras de TuSaludIntima, la Dra.Sofía Herrera (@tu_ginecologa) en el cual te enseña a identificar los músculos y realizar los Kegel Inversos.

El objetivo de los ejercicios de Kegel inversos es relajar los músculos del suelo pélvico. La idea es concentrarse para lograr algo parecido a la sensación de dejarlos caer y conseguir ese alivio que sentimos cuando vamos al baño a orinar o evacuar.

Previamente debes saber considerar estos aspectos de relevancia:

  1. ¡Infórmate previamente! Es recomendable que conozcas cómo se realizan correctamente los ejercicios de Kegel ordinarios para saber identificar aquellos músculos que estás ejercitando, por la dificultad que representa no poder visualizarlo fácilmente (como cuando ves tus tríceps en el gimnasio).

  2. Aprende la respiración diafragmática: El diafragma está posicionado por debajo de nuestros pulmones. Durante la inhalación el diafragma empuja hacia abajo el abdomen haciendo que éste sobresalga y se abulte. El suelo pélvico se mueve hacia abajo durante la inhalación, lo que produce un ligero estiramiento o relajación de esos músculos, justo el efecto que buscamos.

    Y durante la exhalación los músculos del suelo pélvico se elevan hacia arriba y se acortan levemente. Concéntrate y practica ese movimiento de tu respiración sin esforzarte. De esa manera, tus músculos del suelo pélvico estarán más oxigenados y menos tensos a lo largo del día.

  3. Visualización: el trabajo es de mucha imaginación y concentración, lo más importante, que te concentres y visualices la técnica.

  4. Intenta realizar los Kegel Inversos estando de pie y luego sentada. Al estar parada y comenzar, puedes ayudarte de un espejo para comprobar los cambios y movimientos en tu suelo pélvico cuando contraes y relajas.

  5. Luego estando acostada, visualiza ahora los huesos del pubis y el cóccix e imagínate que el pubis intenta tirar hacia el techo y el cóccix hacia el suelo alargando los músculos del suelo pélvico que están entre esos dos puntos y haciendo más grande el espacio entre ellos.

  6. Imagina que los músculos del suelo pélvico se alargan mientras intentas este ejercicio y al mismo tiempo inhalas una respiración profunda diafragmática.

  7. Concentra el movimiento sólo en tu suelo pélvico.

Comencemos a practicar los Kegel inversos, como te indica la Dra. Sofía Herrera en el video:

  • Contrae ligeramente tu suelo pélvico, sintiendo esa contracción. 
  • Ahora relaja y libera la tensión.
  • Imagínate que tu pelvis se relaja y se estira. 
  • Tomas aire y relajas incluso los glúteos.
  • Contrae y relaja. 
  • Siente la diferencia entre tensión y relajación.
  • Aquí no vas a contar tiempo, no vas a mantener la contracción como en los Kegel tradicionales.

Otra forma es hacer los Kegel Inverso es sentándote en las pelotas gigantes de hacer ejercicios o bolas de pilates. La idea es que te sientes firmemente sobre ellas, con los pies apoyados en el suelo, te concentres, inspires y expires tratando de relajar esa zona. ¡Muy fácil!

El biofeedback y sus beneficios

En estos casos de requerir la relajación de la zona pélvica también es recomendable darle seguimiento a tu entrenamiento con el Biofeedback o la biorretroalimentación, una técnica que recopila y analiza la información sobre determinadas funciones biológicas para ayudar a controlarlas, con la cual podrás tomar conciencia del estado de contracción permanente y rigidez de tu suelo pélvico y así poder trabajar conscientemente en la relajación de esos músculos en particular.

El entrenador vaginal VagiYoga de #Zenzsual tiene la función de biofeedback al seguir el entrenamiento desde tu teléfono móvil con la su aplicación gratuita. Este dispositivo tiene la capacidad de reconocer el nivel de fuerza de tu musculatura y te guiará para la realización de la rutina de ejercicios de Kegel Inverso con el ritmo y la duración adecuados a dicho nivel.

¡La clave está en la constancia y la concentración al realizarlos!

Si logras controlar esta habilidad de relajar conscientemente los músculos del suelo pélvico estarás dando un paso importante para recuperar las funciones de esta musculatura y liberarte del dolor que causa la tensión.

Al seguir los consejos médicos, repasar este ejercicios 1 o 2 veces al día, medir el seguimiento del avance con tus ejercicios con el biofeedback del entrenador vaginal VagiYoga y el acompañamiento de tu pareja (al entender que no hay posibilidad de tener relaciones sexuales con penetración por el dolor que genera), podrás avanzar en tu recuperación.

En #TuSaludIntima nos dedicamos a crear productos para el cuidado de la salud femenina y el bienestar sexual y por eso queremos ayudarte a mejorar tu salud y tu sexualidad, porque nuestro propósito es que aprendas a cuidar tu salud. 

Visita nuestra tienda online TuSaludIntima para conocer las características del VagiYoga y los demás productos de Zenzsual, como el gel íntimo que también te puede ayudar en esta etapa de recuperación, así como los suplementos nutricionales que hemos creado para cuidar la salud femenina de forma preventiva. 

No olvides seguirnos en nuestras redes sociales, búscanos como: @TuSaludIntima. Allí nos mantenemos compartiendo tips de utilidad y únete al #TeamZenzsual para compartir esta información con tus amigas, dejarnos tus dudas y comentarios.

FUENTE: