ZENZSUAL y COVID-19 TRABAJAMOS CON TODA LA SEGURIDAD SANITARIA EN NUESTROS ENVÍOS. SE PUEDEN PRESENTAR DEMORAS POR LA PANDEMIA. LOS ENVÍOS A EUROPA HAN SIDO SUSPENDIDOS.

La higiene íntima durante la menstruación

la higiene íntima durante la menstruación

Sin falta nos visita cada mes, pero algunas veces se nos olvida profundizar el cuidado que se merecen nuestros genitales durante esos días de sangrado. A continuación, encontrarás algunos consejos de higiene, para sacar provecho de las toallas sanitarias, los tampones y la copa menstrual.

La menstruación es uno de los procesos naturales de la mujer que más están adornados de mitos y fantasías románticas. Cuando llega por primera vez, en nuestros países de Latinoamérica es común escuchar decir que la mujer “se desarrolló”, o que están “floreando los claveles”, que le “cantó el gallo”, la visitó la “caperucita roja” o el viejito de la barba colorada. O simplemente para no mencionarla en público decimos que “llegó la que te conté”. 

Son formas cariñosas y amenas de hablar de la menstruación, que demuestran los tabúes que tenemos alrededor de algo tan cotidiano y femenino. Por esa razón, conversamos poco del tema y de los cuidados higiénicos que se requieren para nuestra salud en esos días.  

En #TuSaludIntima nos animamos a escribir estos tips para ti. Para que todas estemos claritas de lo que debemos hacer y lo que no es recomendable. A continuación, te damos algunos consejos para que no olvides cada mes:

¡Recomendaciones al usar las toallas sanitarias!

No te quedes con un solo tipo en casa. Es bueno que tengas varias presentaciones para que uses la indicada en cada momento:

  • Busca tu tamaño ideal. Existe una gran variedad en el mercado. Desde las más delgadas hasta las más largas y fuertes. Ve probando varias marcas y escoge.
  • Los protectores diarios o las toallas muy finas te sirven cuando tienes un flujo poco intenso.
  • El tamaño regular o las más gruesas para cuando tienes sangrado abundante. 
  • Considera las “maxi” o “nocturnas” cuando tienes flujo intenso y quieres dormir segura.
  • Usa una nueva antes de dormir.
  • Cámbiala cada 3 horas como máximo o antes si está empapada de sangre.
  • Prefiere las de cubierta de algodón y ecológicas.

La técnica ideal para colocar los tampones:

  • Escoge el tamaño que realmente necesites, de acuerdo con la cantidad de sangrado que tengas y sus niveles de absorción: ya sea pequeño, regular y súper. 
  • Siempre utiliza el tampón que te ofrezca el nivel más bajo de absorción (que dura menos horas), esto es una manera de que lo cambies con mayor frecuencia y no se te olvide.
  • Prefiere los tampones que vienen con aplicadores suaves y relájate al momento de facilitar su introducción.
  • Lávate las manos antes de colocarlo. 
  • Ponte en una posición cómoda: agachada, con una pierna hacia arriba o sentada en el inodoro con las piernas abiertas. ¡La que prefieras!
  • Empuja el tampón dentro de la vagina con ayuda del aplicador o con un dedo (si no lo tiene).  Asegúrate de llevarlo hasta arriba para que no te moleste.
  • Al introducir un tampón no debe dolerte, pero se necesita algo de práctica al principio. Si es tu primera vez, sufres de resequedad vaginal o no sientes la entrada de la vagina lubricada al momento de introducirlo, puedes poner un poco de gel íntimo, como el de #Zenzsual, en la punta del tampón o del aplicador. 

Siempre recomendamos usar uno con base de agua y con alto componente de ácido hialurónico, como el de #Zenzsual, el cual más allá de lubricar, también te hidrata y te protege de infecciones. Además, cuida el pH ácido de la zona íntima.

    • Es mejor sacar el tampón cuando está húmedo tras haber absorbido la máxima cantidad de flujo posible.
    • Te aconsejamos cambiarlo cada 3-4 horas. No lo dejes por más de 8 horas ni duermas con él. Ten en cuenta que si el tampón permanece en la vagina durante mucho tiempo, puede ocasionar una enfermedad llamada “síndrome de shock tóxico”. Una infección poco frecuente, pero muy peligrosa. Si estás usando un tampón y tienes vómitos, fiebre alta, diarrea, dolor muscular, dolor de garganta, mareos, desmayos o debilidad y una erupción cutánea, sácate el tampón y llama a tu médico de inmediato. 
    • Envuelve los tampones usados en papel higiénico y deséchalo. Tira el envoltorio y el aplicador en la basura. Nunca al inodoro, porque lo tapas y contaminan al ambiente.
    • Prueba con diferentes tipos de tampones hasta que descubras cuál te gusta más.
    • Si ponerte un tampón te resulta muy doloroso, habla con un médico, ya que puede deberse a otro motivo de salud.

Probando la Copa Menstrual

La Copa Menstrual es un dispositivo de silicón (de un material de uso médico, sin látex e hipoalergénicos), que gracias a su forma de copa se encajan fácilmente en la vagina y se ajustan a la anatomía de nuestro cuerpo para recoger la sangre de la menstruación.

Puedes reutilizar cada mes y dura hasta 10 años, lo que la convierte en una opción más económica y rentable a largo plazo. 

¿Cómo utilizarla?

  • Lávate las manos.
  • Asegúrate de que la copa está limpia y seca antes de usarla.
  • Ponte en una posición cómoda y relajada (como en el caso de los tampones). 
  • Aprieta o dobla la copa para que sea más estrecha.
  • Introdúcela o deslízala dentro de la vagina con los dedos, según sus instrucciones. Algunas copas deben colocarse muy profundo dentro de la vagina, cerca del cuello uterino. Otras van en la parte baja de la vagina. (Lee las instrucciones de la tuya).
  • Si te resulta incómoda o sientes que está en el lugar incorrecto, sácala y vuelve a insertarla.
  • Al colocarla, se desplegará o abrirá y formará una zona segura a prueba de fugas.
  • Úsala por periodos de entre 8 y 12 horas al día, o hasta que esté llena.
  • Para quitarla, algunas tienen un tallito del cual se tira para sacarla de la vagina; con otras, se debe enganchar el borde con un dedo, apretarlas y, luego, sacarlas.
  • Al retirarla, vacía el contenido en el inodoro y enjuague o limpie la copa.
  • En caso de encontrarte fuera de casa y no puedas lavarla, es conveniente vaciarla y volver a colocarla hasta llegar a un lugar más cómodo para hacerlo.
  • La recomendación es esterilizarla entre periodos al sumergirla en agua hirviendo durante 3 minutos aproximadamente.
  • Puedes usar una toalla sanitaria como respaldo por si acaso la copa presenta pérdidas, pero ni se te ocurra usar un tampón y una copa menstrual al mismo tiempo.
  • Si ponerte la copa te resulta muy doloroso, habla con un médico para determinar qué causa dolor y decidir qué hacer al respecto.

La higiene durante la menstruación:

Si bien todas queremos mantener nuestros genitales frescos durante todo el mes, sabemos que durante la menstruación las mujeres son más propensas a las infecciones bacterianas, debido al cambio en el equilibrio del pH de la vagina. Por eso, para cuidar tu salud y sentirte limpia durante esos días te recomendamos:

  • Refrescar la vulva dos veces al día para alejarte de las infecciones. No utilices jabón, geles de ducha ni productos perfumados, ya que pueden arrastrar y resecar la delicada membrana mucosa de la vagina (tu capa protectora) y alterar el equilibrio del pH. En su lugar, te recomendamos utilizar la espuma limpiadora de #Zenzsual, que cuida el delicado equilibrio del pH ácido de la zona y la protege de infección, gracias a sus componentes como el extracto de cranberry.
  • Es importante que solo la limpies por fuera (en la vulva) ya que no es recomendable utilizar duchas vaginales en ningún momento, salvo que el médico lo recomiende. Siempre te decimos que ella es autolimpiante.
  • Cambia la toalla o tampón, cuatro a cinco veces al día, o con mayor frecuencia cuando tu flujo menstrual sea más abundante, es decir, durante los primeros dos días de tu período. 
  • Usa protección extra en las noches para evitar manchar tu ropa de dormir y tus sábanas.
  • No utilices desodorantes vaginales o aerosoles femeninos (en ningún momento del mes), ya que pueden causar irritación y desviar el control del verdadero aroma natural de tu cuerpo.
  • Durante la menstruación también debes evitar el uso de ropa interior ajustada o sintética. Prefiere el algodón y fibras naturales más cómodas y frescas.
  • Cambia la ropa interior varias veces al día (cuando te asees o después de hacer deporte), para evitar que el olor menstrual se intensifique con el sudor.
  • Al evacuar límpiate de adelante hacia atrás para evitar transmitir bacterias nocivas a tu vagina.
  • Al tener relaciones sexuales durante tu período, continua con tu método anticonceptivo y también puedes utilizar condón para evitar enfermedades transmitidas a través de la sangre.

¿Cuál utilizar en cada momento? 

Siempre nos preguntan cuál es mejor método, si la toalla sanitaria, la copa menstrual o el tampón. La verdad es que cada una funciona y puedes combinarlas, es cuestión de gustos, de acuerdo con la cantidad de flujo, las actividades que realizas y tu comodidad. Por ejemplo:

  • Si quieres evitar la sensación de cascada a mitad del ciclo puedes usar tampones, toallas de absorción moderada o copas vaginales para no preocuparte durante el día en la calle.
  • En las noches al dormir es mejor usar toallas sanitarias y que sean extra-grandes en los días de más sangrado.
  • Pero si ya está desapareciendo o eres de las que sangra muy poco, los protectores diarios son una buena opción y pueden ser suficientes.

¡Vagina protegida y blindada!

Más allá de la higiene rigurosa que debes tener, toma en cuenta que la importancia de cuidar diariamente el pH de tus tejidos vaginales y de la piel alrededor de la vulva, para evitar la resequedad vaginal y sus molestias, además de alejar a las infecciones protegiendo tu barrera protectora natural.

Para lograrlo, puedes aplicar una pequeña cantidad de gel íntimo con base a agua, que además contenga ácido hialurónico y ácido cítrico como el de #Zenzsual, el cual permite regenerar ello recomendamos el gel íntimo de #Zenzual, que tiene esas propiedades, es orgánico, no testeado en animales y biocompatible.

¡Todo depende del momento y tus preferencias!

Atiende los síntomas de la menstruación en casa:

  1. Aliméntate de la mejor forma:
    1. Prefiere alimentos como frutas, proteínas y vegetales, disminuyendo los azúcares y los ingredientes procesados.
    2. Disminuye el consumo de sal para no retener líquido.
    3. Aumenta el consumo de alimentos antinflamatorios como: ginseng, cúrcuma (puedes tomar un té o la bebida “Golden Milk”), aguacate, cacao, aceite de oliva y cerezas.
  2. Si tienes dolor de vientre o sientes los cólicos típicos, puedes colocar compresas de agua tibia en el vientre y relajarte por unos minutos hasta que pasen.
  3. La masturbación y el orgasmo son herramientas fabulosas para disminuir el dolor menstrual y acortar los días del sangrado, porque durante el orgasmo las contracciones del útero provocan y aceleran la expulsión de la sangre.

Por #TuSaludIntima esperamos que esta información te sea útil para perfeccionar tu técnica rutinaria de aseo durante esos días especiales. Apóyate en los productos Zenzsual especialmente creados para tu zona íntima y te invitamos a mantenernos en contacto, a través de nuestras redes sociales @tusaludintima @doctoraklarasenior @tu_ginecologa.

Eres responsable de seguir derribando los mitos alrededor de la menstruación. Grita con nosotras a los cuatro vientos que ES FALSO que durante la menstruación: no puedes ducharte ni lavarte el pelo, no puedes hacer deportes, no puedes comer helados, te puedes desangrar o que no vas a crecer más. ¡En fin! Guíate solo por recomendaciones verificadas, consulta al médico si tienes dudas y usa la intuición para protegerte mes a mes.

Te esperamos la semana que viene con un nuevo artículo de nuestro blog.

FUENTE: