ZENZSUAL y COVID-19 TRABAJAMOS CON TODA LA SEGURIDAD SANITARIA EN NUESTROS ENVÍOS. SE PUEDEN PRESENTAR DEMORAS POR LA PANDEMIA. LOS ENVÍOS A EUROPA HAN SIDO SUSPENDIDOS.

Displasia cervical o lesiones precancerosas en el cuello uterino ¡Puede ser tu caso si no te cuidas!

displasia cervical

Usar condón no solo evita que quedes embarazada, puede ser la diferencia entre vivir un cáncer de cuello uterino o una enfermedad de transmisión sexual. Más allá de que ya existe la vacuna contra el VPH, debes estar consciente de tu responsabilidad en el cuidado de tu salud femenina.

La displasia cervical se refiere a la presencia de cambios anormales en las células de la superficie del cuello uterino. Aunque estos cambios no son considerados cáncer, pueden causar cáncer de cuello uterino si no se tratan oportunamente.

Las células del cuello del útero no se hacen cancerosas repentinamente. Gradualmente van desarrollando cambios anormales que son llamados cambios precancerosos. Los doctores utilizamos diferentes términos para describir estos cambios precancerosos, entre los que se incluyen la neoplasia intraepitelial cervical (CIN), lesión intraepitelial escamosa (SIL) y la displasia, de la cual hablaremos en este artículo del #Blog #Zenzsual.

Los pre cánceres se clasifican en una escala de 1 a 3 en función de la cantidad de tejido del cuello uterino (cervical) que se ve anormal:

  • La displasia leve (llamada CIN1 o SIL de bajo grado), no hay mucho tejido que se vea anormal y se considera el precáncer de cuello uterino menos grave.
  • La displasia moderada a grave (llamada CIN2 o CIN3 o SIL de alto grado) hay más tejido que se ve anormal. Y por eso el SIL de alto grado es considerado el precáncer más grave.

Causas de la Displasia Cervical

La displasia cervical se puede presentar a cualquier edad y la mayoría de las veces no tiene síntomas visibles. Es causada comúnmente por el virus del papiloma humano (VPH), un virus común que se transmite a través del contacto sexual. Aunque hay muchos tipos de VPH, algunos de ellos derivan en cáncer de cuello uterino o displasia cervical. Otros tipos de VPH pueden causar verrugas genitales.

Los siguientes factores pueden incrementar el riesgo de displasia cervical:

  • Tener relaciones sexuales antes de los 18 años de edad
  • Tener un bebé a muy temprana edad
  • Tener múltiples parejas sexuales
  • Tener otras enfermedades, como tuberculosis o VIH
  • Usar medicamentos que inhiben el sistema inmunitario
  • Fumar

¿Cómo saber si tienes una lesión precancerígena en tu zona íntima?

Inicialmente el ginecólogo realizará una citología vaginal para detectar presencia de VPH, si hay displasia cervical o lo que se denomina una lesión escamosa intraepitelial (LEI). De ser positivo, el ginecólogo es el médico responsable de iniciar el tratamiento que puede incluir:

  • Terapia con láser, la cual usa luz para quemar el tejido anormal
  • Criocirugía para congelar las células anormales
  • Procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa (LEEP), el cual utiliza electricidad para eliminar tejido anormal
  • Cirugía para extirpar el tejido anormal (biopsia en cono)
  • Histerectomía (en pocas ocasiones)

El seguimiento y tratamiento de la displasia cervical depende de la edad de la mujer. Y siempre necesitarán repetir los exámenes cada 12 meses o con más o menos frecuencia, según lo sugiera su médico. 

¡La prevención es tu salvavidas!

Pregúntale a tu médico si puedes recibir la vacuna contra el VPH. Esta vacuna previene muchos tipos de cáncer cervical. Las niñas que la reciben antes de volverse sexualmente activas reducen su probabilidad de tener cáncer de cuello uterino. Por lo que recomiendan administrar después de los nueve años.

Además de vacunarte contra el VPH, debes protegerte tomando las siguientes medidas:

  • No fumar, porque el tabaquismo incrementa el riesgo de presentar displasia más grave y cáncer.
  • Practicar relaciones sexuales seguras con preservativo o condón.
  • Practicar la monogamia: tener un compañero sexual a la vez.

Es importante destacar que, aunque los cánceres del cuello uterino se originan de células con cambios precancerosos sólo algunas de las mujeres con esta condición padecerán cánceres invasivos. En la mayoría de los casos, las células precancerosas desaparecerán con la ayuda del tratamiento médico.  Por eso es súper importante que las mujeres asistamos a la consulta médica, para obtener el diagnóstico oportunamente (antes de que sea tarde) y recibir el tratamiento adecuado.

Como familia responsable debemos sensibilizar a todas las mujeres que nos rodean desde que son sexualmente activas, sobre los riesgos de sufrir cáncer de cuello uterino, pues es responsabilidad de cada una tener relaciones sexuales seguras y asistir a la consulta con el ginecólogo cada año (o con la frecuencia que nos indique), porque sólo un diagnóstico temprano nos salvará de las consecuencias. 

Síguenos por más contenidos como este en nuestras redes sociales, con el usuario: @TuSaludIntima. Allí nos mantenemos compartiendo tips de salud femenina y sexualidad que son de interés de todas las mujeres. Te invitamos a unirte al #TeamZenzsual y a replicar esta información entre tus amigas. Y no dudes en dejarnos tus comentarios.

FUENTE: