¡Beneficios de utilizar juguetes sexuales!

 

juguetes sexuales

Cuando le preguntamos a varias amigas su opinión sobre los juguetes sexuales, muchos lo tomaron como un asunto alejado de su realidad, de películas de adultos, o simplemente, como un chiste del momento; lo que desconocen es que pueden convertirse una herramienta muy útil en la intimidad.

En este artículo queremos destacar algunas de las ventajas del uso de los juguetes sexuales dentro de la salud sexual, entendida esta como el estado de bienestar físico, mental y social en relación con nuestra sexualidad; la cual requiere un enfoque positivo y respetuoso, abriendo la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras. 

Y es allí donde queríamos llegar, porque para tener experiencias sexuales placenteras y seguras en los diferentes momentos de nuestra vida, muchas veces los juguetes sexuales pueden contribuir en materia de innovación, al momento del calentamiento, para estimular zonas de placer desconocidas o también para acelerar el orgasmo, por esas razones y muchas otras no debes descartarlos de tu repertorio de experiencias íntimas. 

¿Qué son los Juguetes Sexuales?

Un juguete sexual es un objeto que sirve para masturbarse o para aumentar el placer del sexo en pareja. Existen muchos tipos y algunos de los más comunes son:

  • Vibradores: son objetos que vibran o se mueven continuamente para estimular tus genitales. Es muy común que las personas los usen para estimular su clítoris y otras partes de su vulva y vagina. También sirven para estimular el pene, el escroto y los testículos, los pezones y el ano. Hay vibradores de muchas formas y tamaños. Algunos se pueden usar para introducir en la vagina o el ano, y otros se usan en las partes exteriores del cuerpo.
     
  • Dildos o consoladores: son objetos que se introducen en la vagina, el ano o la boca. Los hay de muchas formas y tamaños, pero normalmente tienen una forma parecida a un pene. También pueden tener una forma un poco curva para ayudar a estimular tu punto G o tu próstata.

  • Juguetes anales: son hechos específicamente para estimular y/o introducir en el ano. Incluyen: tapones anales, cuentas o bolas anales, masajeadores de próstata y dildos con base ancha. Para usarlos de manera segura, necesitas usar lubricante. Es muy importante que cualquier juguete que uses en tu ano tenga una base ancha (osea que sea más ancho en la parte de abajo), o alguna manera de sacarlo, para que no se resbale accidentalmente hacia adentro, porque puede atascarse y necesitar asistencia médica para sacarlo.
     
  • Mangas de masturbación o mangas para el pene (“stroker” en inglés): son unos tubos suaves donde el hombre introduce el pene. Hay de muchas formas, tamaños y texturas para brindar mayor sensación. Algunas incluso vibran y succionan.

  • Anillos para el pene: se ponen alrededor del escroto y/o pene, para que la circulación de la sangre sea más lenta cuando el pene está erecto. Esto puede hacer que tengas más sensación, o que el pene mantenga su firmeza y erección por más tiempo. Están hechos de materiales suaves y flexibles como silicona y son fáciles de quitar. Algunos anillos para el pene tienen vibradores pequeños para estimular a la pareja. No se recomienda usar por más de 10 a 30 minutos porque restringen la circulación.

  • Bombas de vacío: son unos aparatos similares a una aspiradora que tienen una bomba que funciona manualmente o con baterías, para succionar el pene, clítoris, vulva o pezones. Hacen que la sangre llegue a esa parte del cuerpo y eso ayuda a aumentar la sensación y la sensibilidad en esa zona. A algunas personas también les gusta la sensación de succión. Las bombas para el pene pueden ayudar a lograr una erección, pero no hacen que el pene se vuelva más grande de manera permanente.

  • Bolas chinas (también llamadas bolas Ben Wa, bolas de geisha, bolas de Kegel, esferas vaginales): son unos objetos redondos que introduces en tu vagina, pueden ayudar a la mujer a realizar los ejercicios de Kegel o a muchas mujeres simplemente les gusta la sensación de tenerlas dentro de la vagina.

  • Fundas para pene (“packers”, en inglés): son unos objetos que se ven y se sienten como un pene de verdad (generalmente suaves) y que crean un “bulto” en la ropa interior semejante al pene. Algunas se pueden usar dobladas hacia abajo o extendidas hacia afuera, por lo que se pueden ver como un pene y también pueden usarse para tener sexo.

  • Arneses sexuales (llamados “strap-on” en inglés): es una prenda que al ponerse sostiene una funda para pene, un dildo u otro juguete sexual contra tu cuerpo. Algunos se usan como la ropa interior o como los suspensorios (los calzoncillos de protección que usan los deportistas). Hay otros que se pueden usar en otras partes del cuerpo, como en tu muslo. 

En la categoría de juguetes sexuales en nuestra tienda online TuSaludIntima encontrarás a TriOrgasmic, el vibrador femenino de Zenzsual, tipo Rabbit (con triple estimulación), lo que significa que con este dispositivo la mujer logrará tener esos orgasmos tan deseados a través de una estimulación de 3 puntos diferentes: Clítoris, Punto G (vagina) y Punto Anal (si lo deseas).

Su suave material tipo gel a base de TPE (un compuesto alternativo que puede ser usado en personas alérgicas al látex, ya que es LATEX FREE) permite una fricción delicada, infinitamente agradable. El control de las diferentes velocidades y la independencia de los dos motores de vibración hace que la mujer pueda variar la estimulación según su deseo.

Sin más preámbulos, a continuación, algunas de las ventajas de utilizar juguetes sexuales:

  1. Facilita la autoexploración y el conocimiento de tu propio cuerpo: si lo piensa bien, en la intimidad y en la soledad de tu habitación te será más fácil descubrir qué te gusta y qué no, tu zona más sensible, reforzando esos descubrimiento durante las relaciones sexuales con tu pareja de forma más placentera.

  2. Ayuda a conseguir orgasmos más intensos y duraderos: con la práctica se hace más fácil aprender a identificar esas zona de placer y el momento preciso para estimularlos. Lo cual será muy positivo para tus relaciones en pareja.

  3. Es el complemento perfecto en los preliminares: pueden utilizarse para incentivar el deseo y aumentar el placer de los dos durante la primera etapa de la relación íntima.

  4. ¡Menos estrés! Teniendo en cuenta que los juguetes sexuales favorecen los orgasmos, te liberan del estrés acumulado durante el día, te permiten dormir mejor, alivian los dolores de cabeza y también de espalda.
     
  5. Te ayudan a mantenerte sexualmente activa: aunque no tengas pareja, la autoexploración puede ser más sencilla utilizando los juguetes sexuales, más allá de tus manos. Con ellos puedes lograr que tu deseo se mantenga vivo y que disfrutes más de los encuentros sexuales.

  6. Innovación: como dicen que en la variedad está el gusto. Los juguetes sexuales le pueden dar un giro novedoso a tus relaciones sexuales en pareja. Sobre todo, para salir de la rutina.

¡Advertencia! 

Recuerda no abusar de la intensidad de la vibración de los juguetes sexuales, ya que su uso continuo puede hacerte insensible a la estimulación natural en solitario o con tu pareja. Así que no lo pongas en máxima potencia, más bien utilízalos en su velocidad baja o media.

Lo más importante es que tengas claro, que los juguetes sexuales no sustituyen a la pareja, más bien puede complementar o tomar una función diferente durante la autoexploración. Se trata de algo completamente normal, de libre elección, puedes usarlo o simplemente no usarlos y seguir disfrutando tu sexualidad. Es una decisión personal y todas somos diferentes. 

Ten en cuenta estos consejos al momento de elegir tu juguete sexual:

  1. Siempre utilízalo de manera segura. Siguiendo las instrucciones.
  2. Cómpralo a distribuidores confiables. Lo barato sale caro y más cuando se trata de tu salud.
  3. No improvises juguetes sexuales caseros, ya que deben cumplir con ciertos parámetros de seguridad, en cuanto a los materiales y formas, que no interfieran con tu salud o te expongan.
  4. ¡Pendiente del material de fabricación! 
    1. Prefiere los juguetes sexuales de silicona que es una opción saludable y segura, fácil de limpiar.  
    2. El plástico duro es otra opción increíble, siempre y cuando no contenga ftalatos. 
    3. También hay algunos de acero inoxidable, que tampoco es tóxico. 
    4. Que sean materiales hipoalergénicos, lo que disminuye el riesgo de alergias e irritaciones. 
    5. Y que no sean porosos, por lo que no absorberán bacterias ni se descompondrán con el tiempo.

Si deseas que escribamos más contenidos sobre salud femenina, escríbenos a través de nuestras redes sociales @TuSaludIntima y las cuentas de quienes te hablamos por este medio, la Dra. Sofía Herrera @Tu_ginecologa y la Dra. Klara Senior @DoctoraKlaraSenior, donde seguiremos compartiendo información que te ayude a arrancar el año 2021 cuidándote mucho y viviendo una sana sexualidad.

FUENTE: