Dime cuánto pesas… y te diré cómo está tu salud íntima.

dime cuánto pesas

Lo escuchamos todos los días: ¡Estoy gorda! ¡Parezco una pelota! ¡Quisiera ser flaca!. El peso para nosotras las mujeres se ha convertido en una verdadera obsesión. En parte porque creemos que si subimos unos kilos, dejaremos de ser atractivas. Y por la otra, porque pensamos que si bajamos de peso, seremos una tigresa sexual.

A propósito de celebrarse este 4 de marzo, el Día Mundial de la Lucha Contra la Obesidad, en este artículo queremos ayudarte a observar de forma diferente esa obsesión, para que te sientas bien, no sólo con un peso saludable, sino al mismo tiempo con una autoestima elevada. Digna de una mujer imparable. ¡Vamos a ello!

Lo primero que debes saber es ¿Qué es la obesidad y el sobrepeso?

El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para tu salud. En el caso de los adultos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define el sobrepeso y la obesidad en función del Índice de Masa Corporal (IMC):

  • Sobrepeso: se considera sobrepeso cuando tu IMC es igual o superior a 25.
  • Obesidad: se considera obesidad cuando tu IMC es igual o superior a 30.

Entonces si tienes un IMC superior a 25, es muy recomendable tomar acciones para recobrar el equilibrio en tu peso. Según la sugerencia y la evaluación que pueda hacerte tu médico especialista o nutricionista.

¿Cómo puede la obesidad y el sobrepeso afectar mi salud?

Sin caer en la obsesión y manteniendo nuestra autoestima alta, debemos ser conscientes de los impactos negativos que el sobrepeso y la obesidad tienen sobre nuestra salud.

Cuando subes excesivamente de peso te expones a contraer enfermedades no transmisibles, tales como:

  • Enfermedades cardiovasculares: (principalmente las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares), que fueron la principal causa de muertes en 2012.
  • Hipertensión arterial: que está asociada a la disfunción sexual, tanto por la propia enfermedad como por algunos medicamentos que se utilizan, sobre todo, los anti hipertensivos.
  • Diabetes: si te vuelves obesa y sufres de diabetes tienes más riesgo de padecer infecciones vaginales por hongos, así como alteraciones de la circulación en el clítoris, que reduce la excitación.
  • Algunos cánceres de la mujer: como el cáncer de endometrio, mama, ovarios. Y de hígado, vesícula biliar, riñones y colon. ¡La obesidad es aliada del cáncer!
  • Trastornos del aparato locomotor: en especial la osteoartritis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones, que es muy discapacitante.

Además, la obesidad y el sobrepeso también complican…

  • Los problemas cardiovasculares: debemos recordar que —en el caso de la salud sexual— la excitación necesita que los vasos sanguíneos se dilaten y que las glándulas que segregan una serie de sustancias que actúan como lubricante para facilitar la penetración, puedan fluir. Algo que la obesidad entorpece. Si hay alteraciones en el sistema vascular la excitación no se va a producir de la misma manera… y por lo tanto, afectarás tu deseo sexual.
  • Por último, el Tabaquismo: si eres fumadora —y obesa— afectas el proceso de vascularización del clítoris, el cual necesita llenarse de sangre y crecer cuando estás en la excitación de un encuentro sexual.

También existe la obesidad emocional…

Como ya habrás visto hasta aquí, el impacto negativo de la obesidad y el sobrepeso en nuestro cuerpo es importante. Pero, también nos llega a nivel emocional. Por eso dijimos al inicio… manteniendo una autoestima alta.

La obesidad, tiene un importante componente emocional. El cómo nos sentimos, el estrés diario, nuestras relaciones con otras personas, las responsabilidades diarias, influyen de forma contundente en nuestra alimentación. Aquello de «estoy triste, necesito un chocolate» es muy frecuente. Y… no pasa nada, si cuando estás en una tristeza, decides «darte un gustico». El problema viene si esto es frecuente y además… no haces actividad física diariamente.

Más allá de la ansiedad, la tristeza, la soledad… que suelen ser espacios emocionales en los que se esconde la obesidad, lo importante y lo primero que debes hacer es tomar consciencia de en dónde te encuentras emocionalmente hablando. Y para nosotras en TuSaludIntima hay algo también muy importante que debes tener presente: AMARTE y RECONOCERTE TAL COMO ERES. Porque si bien es cierto, la obesidad y el sobrepeso trae muchos problemas a nuestra salud, lo primerito que debemos concientizar es que nuestro cuerpo y nuestro espíritu, tal como son, ¡son perfectos!.

¿Y qué sucede con mi salud íntima si tengo sobrepeso o soy obesa?

El impacto de la obesidad en la sexualidad de la mujer depende de muchas variables: el grado de obesidad o sobrepeso, las enfermedades preexistentes asociadas al exceso de peso, la edad, los cambios hormonales, la llegada de la menopausia y el componente emocional.  

Hay estudios que demuestran que la mujer obesa tiende a tener menos relaciones sexuales y esto puede deberse al exceso de estrógenos derivados de la obesidad, el cual produce una disminución de la progesterona, la hormona responsable del deseo sexual.

La obesidad hace que el sistema endocrino se pueda reflejar en una mayor frecuencia de menstruaciones irregulares, períodos más largos y con menos sangrado, lo que se llama Oligomenorrea. 

Estos desequilibrios en tu ciclo pueden provocar que no se presente el pico de estrógenos necesario durante la fase preovulatoria, el cual coincide con los días en que sentimos mayor apetito sexual. Esto se debe a que la ovulación no se produce de forma regular.

Como ya mencionamos antes, el aspecto emocional de la obesidad y el sobrepeso existe, y puede provocar falta de apetito sexual o inseguridades que lleven al rechazo de las relaciones sexuales. 

Tal es el caso de la Dismorfofobia, lo que sucede cuando algunas mujeres obesas desarrollan una distorsión de su imagen, fundamentada en estereotipos y conceptos preestablecidos sobre la belleza, lo que trae como consecuencia que no quiera mantener relaciones sexuales por el miedo a desnudarse delante de otra persona.  

Todos estos sentimientos tienen su impacto fuera de la cama porque las mujeres comenzamos a dudar de nuestro atractivo. A sospechar de infidelidades por nuestras inseguridades, a pensar en los efectos del peso en la intimidad y en la relación: ¿le haré daño si me siento encima?, ¿huelen mal los pliegues de la piel?, ¿podré tener hijos?, entre otras interrogantes que nos surgen.

En resumen, la obesidad pone en riesgo tu libido, tu estabilidad emocional y tus capacidades de sentir y experimentar placer. ¡No es cosa de juego! En #TuSaludIntima te invitamos a trabajar diariamente por mantener un peso acorde con tu estatura, tu edad y tu condición física. 

¿Qué hacer para superar la obesidad y el sobrepeso?

Como ya dijimos, lo primero es amarte y reconocerte tal como eres. Una mujer hermosa e imparable. Luego, puedes tomar acciones como las siguientes:

  • Toma conciencia de lo que consumes. ¿Cuál es la alimentación que llevas hoy? ¿Por qué debes consumir un alimento u otro? Si te sientes un poco perdida con lo que comes, no busques la primera dieta que encuentres. Acude con tu médico y con un nutricionista. Ellos te orientarán con lo que debes o no consumir. Seguro te sorprenderás de lo sencillo que puede ser comer saludable.
  • Apóyate con suplementos nutricionales. La obesidad produce pérdida del deseo sexual. En este caso, puedes apoyarte con Libizenzs, el libido Booster de Zenzsual. Un suplemento nutricional natural a base de hierbas, que elevará tu deseo, la energía y además te ayudará a conservar tu masa muscular en un nivel saludable.
  • Apuesta por más frutas y vegetales. Consumir alimentos ricos en vitaminas y minerales que te hagan sentir bien, que aporten bienestar. 
  • Baja el azúcar y las grasas saturadas. Si bien esos gusticos eventuales nos animan y entusiasman, es altamente recomendable que bajes su consumo.
  • Come lentamente. Parece mentira, pero esto a muchas de nosotras se nos olvida.
  • No pases hambre. Esto influye en el metabolismo y además, emocionalmente nos predispone para que el cuerpo quiera reponer, en un momento, todo el rato de hambre que pasaste.
  • Ámate tal como eres. ¿Quién más que tú puede quererse y cuidarse con todo? Sólo tú tienes la capacidad de vencerte a ti misma, alcanzando la felicidad y una vida saludable.
  • Ejercítate. Lo repetiremos hasta el cansancio, debes hacer ejercicio todos los días, actividades cardiovasculares como: correr, caminar o nadar. Esto le dará a tu mente y tus emociones el espacio que necesita. Lo más importante en este punto, es que realices actividades que te gusten.

Bueno amiga, a mantenerse firme con los hábitos saludables y la buena alimentación. Para así evitar el incremento de peso. Recuerda buscar ayuda profesional, que tu cuerpo responderá amorosa y sabiamente, siempre con el foco en la felicidad de reconocernos tal como somos.

Te invitamos a visitar nuestra tienda online TuSaludIntima para conocer los productos de cuidado femenino de Zenzsual y conéctate a través de nuestras redes sociales, donde siempre publicamos videos, promociones y tips informativos para tu salud femenina y sexualidad. Síguenos en nuestras redes sociales @tuSaludintima @DoctoraKlaraSenior y @Tu_Ginecologa.

FUENTE:


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados