ZENZSUAL y COVID-19 TRABAJAMOS CON TODA LA SEGURIDAD SANITARIA EN NUESTROS ENVÍOS. SE PUEDEN PRESENTAR DEMORAS POR LA PANDEMIA. LOS ENVÍOS A EUROPA HAN SIDO SUSPENDIDOS.

Descubre aquí las diferencias sexuales entre ellos y ellas

diferencias sexuales

Nuestro cuerpo está diseñado para responder de manera distinta ante los estímulos que nos invitan a conectarnos. En este artículo aprenderás a explotar esas diferencias a tu favor.

No te pasa que, cuando tienes relaciones sexuales, muchas veces sientes que cada uno va a un ritmo diferente. Y entonces ves a tu pareja muy emocionada, cuando apenas tu comienzas a calentarte. O al contrario, crees que la fiesta está comenzando, cuando tu compañero ya está en caída libre. 

Es completamente normal que suceda. Lo cierto es que lograr el ritmo perfecto de ascenso y descenso del deseo y la satisfacción puede complicarse si no conocemos las diferentes respuestas sexuales que tenemos mujeres y hombres, las cuales son parte de la respuesta natural de nuestro cuerpo y es cuestión de aprender a reconocerlas y comprenderlas para utilizarlas favorablemente en nuestras relaciones.

Hay un libro (best seller) que se titula «Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus», el cual hace referencia a las diferencias que existen entre ambos grupos. ¡Y es verdad! Más allá de las complicaciones de nuestras relaciones de pareja, nuestros cuerpos naturalmente también responden de manera distinta ante los estímulos sexuales.

Si bien tenemos muchas coincidencias, vale la pena detenernos a revisar esas diferencias, para reconocerlas y que no se conviertan en motivo de insatisfacción en nuestras relaciones de pareja. Al contrario, el objetivo es que podamos aprender a encender el deseo sexual de los dos, de manera simultánea o lo más cercano posible, pensando siempre en lograr la satisfacción de ambos.

5 Etapas para llegar a la Cima

La respuesta sexual son los cambios que suceden en nuestro cuerpo, mente y emociones cuando participamos en actividades sexualmente estimulantes, como son las relaciones sexuales con nuestra pareja o durante la masturbación.

Consta de varias fases que no son automáticas, ya que se requiere un flujo constante de excitación y estimulación para ir pasando de una fase a otra.

Conozcamos las 4 fases de la respuesta sexual originalmente descritas. Y a continuación, también consideramos importante incluir una quinta etapa añadida por algunos estudiosos del tema:

1. Deseo:

Es una fase «mental», ya que para tener deseo sexual, hay que estar interesadas, motivadas, pensar en ello, sentir curiosidad y desearlo. Tan sencillo como esto: si no lo conoces, no has oído hablar, no lo has olido, no lo has probado o nunca has visto un CHOCOLATE, por ejemplo, ¿cómo lo vas a desear?

2. Excitación:

Luego de sentir deseo y estar mentalmente conectada con el tema, el cerebro te envía mensajes que producen cambios en tu cuerpo, que son involuntarios y te indican el comienzo de la excitación. Puede durar desde varios minutos hasta muchas horas y los cambios más importantes son:

    EN LA MUJER

    • La respiración se acelera y aumenta tu ritmo cardíaco, es decir, tu corazón late más rápido y tus músculos se tensan, es por esto que se te pone la piel de gallina o se te paran los pelitos de los brazos.
    • Tus pezones también pueden hincharse y quedar erectos.
    • Hay más sangre en tus genitales, lo que hace que el clítoris se hinche y lo sientas mucho más sensible al tacto.
    • La piel puede sonrojarse o verse algo enrojecida.
    • La vagina se humedece, porque empieza la lubricación.
    • Los labios mayores de tu vagina se abren y crecen.

    EN EL HOMBRE

    • Su respiración se acelera, así como su ritmo cardíaco y tensión muscular, igual que en la mujer.
    • El pene se pone erecto y comienza a secretar un líquido lubricante.
    • Sus testículos aumentan de tamaño, el escroto o piel se tensa y, por lo general, los genitales se oscurecen por la afluencia de sangre.
    • Sus pezones también se ponen erectos.

    3. Meseta:

    Si la excitación y los estímulos persisten, se intensifican los cambios de la fase, para dar paso a algunos cambios nuevos y pasas a estar prácticamente a un brinco del orgasmo:

      1. En la mujer, el clítoris se pone tan sensible que puede ser hasta doloroso y se esconde en su capuchón.
      2. El hombre segrega más líquido preseminal (llamado así gracias al trabajo de las glándulas de Cowper). Esta sustancia puede contener espermatozoides. En paralelo, los testículos se tensan más. 
      3. En ambos casos (hombres y  mujeres): se acelera más la respiración y pueden suceder los espasmos en las manos y en los pies, es por eso que puede ver ese movimiento repetitivo que puede ser muy curioso.

    4. Orgasmo:

    Es la fase en que se liberan todas las tensiones sexuales acumuladas. Cada persona lo vive de manera diferente. Es más intenso, pero no dura tanto tiempo como las otras fases de la excitación. Por lo general, dura entre 2 y 10 segundos. Sucede cuando la sensación de plenitud alcanza su punto máximo y se libera.

    • EN LA MUJER, a menudo se producen unas contracciones involuntarias que se sienten desde los genitales, el útero y el ano. Se acompañan de una gran sensación de placer, puedes vivir y describir de formas distintas: como un calambre, una explosión o alivio.
    • EL HOMBRE expulsa el semen, acompañado de una intensa sensación de placer. En ellos, el orgasmo suele coincidir con la eyaculación, sin embargo, hay que considerar que no es lo mismo, ya que puede existir orgasmo masculino sin eyaculación.
    • EN AMBOS CASOS, la respiración y ritmo del corazón está al máximo, puede persistir el espasmo o movimiento de los pies y puede aparecer un rubor o color rojo en la piel de todo el cuerpo.

    5. Resolución:

    Hay una sensación de relajación en todo el cuerpo, que indica la vuelta al estado normal. La sangre abandona el área genital, los genitales vuelven a su tamaño y posición originales, la respiración se calma y la tensión arterial vuelve a su nivel normal.

    • EN EL HOMBRE, tras el orgasmo, pasa un tiempo (periodo refractario) durante el cual no es capaz de tener otro orgasmo.
    • LA MUJER, en cambio, sí puede alcanzar otro orgasmo si vuelve a ser estimulada.

    4 respuestas que nos diferencian

    Ya conoces las distintas etapas de la respuesta sexual, ahora vamos a profundizar en algunas de las diferencias que se dan entre hombres y mujeres para activarnos ante un estímulo erótico:

    1era. Diferencia: Ser feliz con 1, 2, 3 o ninguno

    Las mujeres pueden tener 3 tipos de respuesta sexual y el hombre una sola. Conoce los 3 tipos de respuestas sexuales que puede tener una mujer:

    1. Respuesta sexual sin orgasmo: cuando no tienes orgasmos, pero te sientes satisfecha al terminar la relación sexual. 
    2. Respuesta sexual mono orgásmica: cuando tienes un solo orgasmo. Este caso es muy parecido a la respuesta sexual del hombre.
    3. Respuesta sexual multiorgásmica: puedes tener un segundo orgasmo y así sucesivamente hasta terminar (y que llega la fase de resolución), cuando te sientes plenamente satisfecha.

    Cabe acotar que, como mujer, puedes vivir cualquiera de las 3 situaciones, aunque solo hayas experimentado una respuesta sexual en toda tu vida.

    La pregunta que los expertos se hacen es que se desconocen las razones que desencadenan una u otra respuesta sexual en la mujer. Ni la excitación, ni el lugar, ni la pareja ni el ciclo ovulatorio parece que sean decisivos a la hora de tener un tipo de respuesta sexual determinada.

    2da. Diferencia: El calentamiento previo

    La fase de excitación suele ser más lenta para la mujer, a diferencia del hombre que tiende a tener una fase de excitación muy rápida. Por eso es vital que el hombre dure más tiempo en los juegos previos para calentar a la mujer y dar chance que la respuesta sexual de ambos se presente más o menos al mismo tiempo.

    También es importante que la mujer se preocupe por conocer su cuerpo y su respuesta, para que pueda comunicarse efectivamente con su pareja y contarle el cómo le gusta, dónde le gusta y con qué intensidad desea que la toquen. Gracias a esta alineación de la pareja, en el 90% de las veces las mujeres pueden disfrutar más de la relación sexual.

    3era. Diferencia: Relajados vs Activadas

    Después del orgasmo el hombre por lo general siente sueño y cansancio, mientras que la mujer puede activarse. Esto sucede por la descarga de hormonas que se produce en nuestro cuerpo en esta fase de resolución. 

    Por eso vemos con frecuencia el caso de hombres que quieren sexo por la noche porque les ayuda a relajarse y a conciliar un sueño. Mientras que, las mujeres suelen desear el sexo por la mañana porque las activa para asumir los retos del día. 

    Esta situación también nos ayuda a entender porque los hombres no están muy conversadores o no contestan nuestras preguntas y caricias después del sexo, mientras que nosotras ya estamos planeando la vida juntos y la cena de aniversario.

    4ta. diferencia: Nada los detiene

    El hombre tiene cierta capacidad para separarse de los problemas cotidianos y que la ansiedad producida no le afecte su respuesta sexual (por lo que pueden tener sexo sin importar mucho las circunstancias alrededor); mientras que las mujeres tenemos más problemas a la hora de manejar la ansiedad y las preocupaciones, lo que afecta nuestro deseo de mantener relaciones sexuales.

    La importancia de conversar

    En conclusión, para sentirnos sexualmente plenas tenemos que conocer bien nuestro cuerpo, nuestras preferencias y hablar con nuestras parejas, expresarles nuestros gustos y preocupaciones, negociar y ponernos de acuerdo, porque al final del camino, todo se traducirá en satisfacción y felicidad para los dos. Igualmente debemos entender que hay que darle un espacio y un tiempo a la intimidad para que no quede relegada en el último plano de nuestra vida. 

    Es tu responsabilidad combatir la falta de ganas que muchas veces nos ataca y es motivo recurrente en nuestras consultas. Pero esto es otro tema importante, que seguro abordaremos en otro post. 

    ¡Cuéntanos cómo te va en tu respuesta sexual!

    Fuente: