ZENZSUAL y COVID-19 TRABAJAMOS CON TODA LA SEGURIDAD SANITARIA EN NUESTROS ENVÍOS. SE PUEDEN PRESENTAR DEMORAS POR LA PANDEMIA. LOS ENVÍOS A EUROPA HAN SIDO SUSPENDIDOS.

¡Vive una sana sexualidad durante el embarazo!

sexualidad durante el embarazo

Cuando te enteras de tu embarazo por primera vez explotas de felicidad, pero también te llenas de temores y dudas por las responsabilidades que llegan, olvidándote de tu pareja y de tu sexualidad durante esos meses. 

En Zenzsual te ayudamos a entender y manejar todos esos cambios que pueden arruinar tus momentos más íntimos.

A pesar de toda la información disponible, todavía parece que el embarazo es una etapa en la cual desaparece la sexualidad de la mujer. Nadie habla de eso, todo el mundo se enfoca en el bebé, y por dentro, tenemos mucha incertidumbre, ansiedad y hasta sentimiento de culpa por pensar en el placer. Razón por la cual, muchas veces no sabemos a quién preguntar y hasta evitamos hablar del tema. 

Prepárate para los cambios de tu cuerpo

Para resolver este dilema comienza por informarte sobre lo que te sucederá en esta etapa. Más allá de los típicos síntomas del embarazo (como las náuseas, vómitos, somnolencia, fatiga y edemas); que pueden influir en tu vida sexual, también aparecen un conjunto de cambios naturales en tu cuerpo durante la gestación que debes tomar en cuenta y saber afrontar con madurez y calma sabiendo que es momentáneo y que todo volverá a su lugar:

Cambios relacionados con tu aspecto físico:

  • El obvio aumento de peso y de volumen de tu abdomen.
  • Se ensanchan tus caderas para facilitar el parto.
  • Aumento de lubricación en la vagina y un aumento de sensibilidad.
  • Cambio del flujo vaginal que puede variar en textura y cantidad con un pH más ácido, posiblemente para protegerla de posibles infecciones. 
  • Tus senos sufren cambios espectaculares desde el primer momento:
    • Aumento de tamaño y de firmeza.
    • Las areolas se agrandan.
    • La piel se estira y deja traslucir los vasos sanguíneos. 
    • La capacidad eréctil de los pezones aumenta y se muestran mucho más sensibles. 
    • Aparecen los tubérculos de Montgomery, unas glándulas que llegan a lubricar la areola y los pezones. 
  • Tu piel cambia. Se torna más grasosa. Se oscurecen algunas áreas, como la cara, cuello, areolas y las mucosas genitales toman una tonalidad más violeta. Se nota más la línea media del ombligo hacia abajo. Además, pueden aparecer estrías por la rápida distensión y  pérdida de elasticidad de la piel.  
  • La boca también sufre cambios: eres susceptible a padecer de mucha inflamación y sangrado de las encías y tienes mayor incidencia de caries.  Tus labios tienden a resecarse y agrietarse. Por ello, te recomendamos que seas rigurosa con el aseo diario de tus dientes, visites al odontólogo de manera preventiva y mantengas tus labios hidratados con una barra o labial que contenga manteca de cacao.
  • A lo largo del embarazo los músculos de tu suelo pélvico se ven sometidos a una presión superior a la habitual constantemente. Aparece el estreñimiento y las hormonas que segregas (relaxina y progesterona), pueden ocasionar que los ligamentos de la región perineal y abdominal se relajen en exceso. El abdomen se distiende (se relaja), disminuyendo el tono de la musculatura que puede debilitarse. En consecuencia, durante el último trimestre puede aparecer la incontinencia urinaria de esfuerzo, que la reconoces por los pequeños escapes de orina al toser, estornudar, reír a carcajadas. Ten presente que también es posible presentar el prolapso de tus órganos pélvicos y hasta incontinencia anal (cuando tus heces se salen sin control). 

Esta situación peligrosa puede prolongarse tras el nacimiento del bebé y para evitarlo es súper importante que realices tus Ejercicios de Kegel bajo recomendación médica. Recuerda que te puedes ayudar con el VagiYoga, nuestro ejercitador vaginal especialmente diseñado para fortalecer esta musculatura.

  • Algunas mujeres puedan sentir dolor pélvico durante los primeros meses del embarazo, debido a que los huesos y los ligamentos se mueven y se estiran para acomodar el feto. Es un dolor localizado por debajo del abdomen y entre los huesos de la cadera (pelvis). Puede ser agudo, intermitente y parecerse a los cólicos menstruales. Por lo general, es temporal y no es un motivo de preocupación. De continuar, consulta al médico.
  • Asimismo podrás notar cambios relacionados a otras partes de tu cuerpo como en el corazón y en los riñones, como parte del proceso de adaptación de tu cuerpo en esta tarea tan importante, que significa darle vida a otro ser. 

Cambios psicológicos durante el embarazo

Todo impacta tu vida sexual en esos 9 meses,  tu trabajo, tus creencias religiosas, tus hábitos y por supuesto, tu relación de pareja: qué tanto se comunican, el nivel de compromiso, los planes juntos a futuro, la vida sexual que tenían y hasta la información que tengan sobre lo que ocurre en la sexualidad durante el embarazo, así como sus miedos y creencias.

Entre los aspectos más relevantes que debes saber toma en cuenta que:

  1. Te podrás sentir insegura o temerosa por los cambios de tu cuerpo. Esta transformación puede alterar tu imagen erótica, haciendo que te olvides de tu rol de seductora y seducida; y pensar que tu pareja dejará de verte como una amante, con una influencia negativa en la actividad sexual de la pareja y en la respuesta sexual de ambos.
  2. Tu pareja también tendrá una manera de recibir o percibir los cambios fisiológicos que sucederán en tu cuerpo y cómo se enfrentará a la paternidad, reconociendo que también se encuentra vulnerable por sus propias angustias y miedos, sobre todo miedo de dañar al bebé, cosa que es ¡FALSA!. Por eso, es normal que puede tener menos deseo sexual. 
  3. ¡Cada caso es diferente! Hay que considerar la edad que tienes cuando te embarazas, tus expectativas y las condiciones que te rodean. No es lo mismo si eres adolescente, es un bebé deseado o no, es el primer hijo o tienes varios o si vienes de un proceso luego de años de infertilidad. Cualquiera sea el caso, la llegada de un bebé a la relación supone readaptaciones dónde la comunicación es fundamental. 

Si sientes que la situación te abruma, pedir ayuda es lo más sano. Una sesión de SexCoaching durante el embarazo te ayudará a entender la situación y a encontrar la vía para asumir todos esos cambios brutales de una manera más inteligente, sin tanto drama y con la meta de seguir siendo feliz, para prepararte para recibir al bebé de una forma tranquila y centrada, porque si tu eres feliz, de seguro el bebé también. Visita nuestra web donde encontrarás esa ayuda de la cual te hablamos con nuestras especialistas.

Deja atrás las falsas creencias de la sexualidad durante el embarazo

Es hora de deslastrarte de esos mitos absurdos sin fundamentos, que te alejan de vivir una sana sexualidad durante tu embarazo. Aquí te listamos algunas de esas falsas ideas recurrentes:

  1. Temor de dañar al bebé con la penetración: fisiológicamente en condiciones normales, no hay posibilidades de que el pene dañe al bebé. Para estar tranquila, escoge posiciones que sean cómodas para ambos, considerando la nueva estructura de tu cuerpo. Y durante el último trimestre escoge posiciones menos arriesgadas y deja para después los movimientos muy fuertes o saltos acrobáticos.
  2. Miedo a sentir los movimientos fetales: es poco probable (¡por no decir imposible!) que durante el acto sexual el hombre sienta los movimientos del bebé con su pene dentro de la vagina. Dejen a un lado el estrés y enfóquense en disfrutar del momento juntos. Transmítele seguridad, sintiéndote cómoda con tu aspecto físico por esos meses.
  3. Preocupación por propiciar el parto prematuro: si llevas un embarazo saludable sin riesgos identificados por tu médico, te sientes bien, no sientes dolor asociado al embarazo, el sexo será y debe ser placentero para los dos. 
  4. Ver a la mujer embarazada como un ser “asexual”, exclusivamente dedicada a la procreación: ¡Nada más alejado de la realidad de la mujer actual! Que todos sepan que la mujer conserva los mismos deseos y aspiraciones en su vida, la cual se enriquecerá con la llegada del bebé. No deja de ser quien era antes, más bien se complementa con su nuevo rol de embarazada y futura madre. 
  5. Pensar que el sexo durante el embarazo es incómodo, peligroso, inmoral o indecente: Tan sencillo que debemos considerar que, sumado a todos los cambios de tu cuerpo, sigues siendo la misma mujer, con las mismas necesidades y deseos por complacer. 

Aprovecha las ventajas de las relaciones sexuales durante el embarazo 

  • No hacen falta ningún método anticonceptivo si se tiene pareja estable.
  • Si tienes una buena relación, aumenta la vinculación y la complicidad con tu pareja.
  • Fomenta la participación activa de ambos padres en el embarazo. 
  • Si te costó quedar embarazada es el momento de disfrutar de tu sexualidad espontáneamente sin pensar en termómetros, calendarios o días especiales del ciclo para poder tener sus relaciones.
  • Al final del embarazo, el semen ayuda a mejorar las condiciones del cuello para un trabajo de parto más corto.

Preparando el piso pélvico para el parto o la cesárea

Los músculos que componen el suelo pélvico tienden a debilitarse durante el embarazo. Los ejercicios de Kegel están altamente recomendados para fortalecer los músculos pélvicos antes, durante y después del embarazo y para que sean efectivos, debes ser constante y practicarlos a diario. Lo que pocas personas saben, es que también te ayudan a tomar conciencia de la relajación de esa zona  (Kegel reverso) algo que es vital para lograr un trabajo de parto sin traumas. 

Apóyate en nuestro VagiYoga, un ejercitador vaginal que te guía en la realización de tus ejercicios de Kegel de manera correcta y te ayuda en darle un seguimiento diario a tu práctica. ¡En este video de nuestro canal de Youtube te enseñamos a utilizarlo! Con una práctica adecuada de la técnica, disciplina y mucha regularidad lograrás múltiples beneficios:

  • Volver rápidamente a tus actividades y prevenir la incontinencia urinaria cuando rías, tosas, estornudes o saltes, que en el embarazo se puede ver agravada por el peso del bebé. 
  • Reducir la posibilidad de padecer hemorroides durante el embarazo y después del parto 
  • Reducir el riesgo de desgarros y facilitar el parto
  • Prevenir el riesgo de prolapso o salida de sitio de la vejiga, el útero u otros órganos 
  • Incrementar el placer y recuperar tu vida sexual después del parto, con los ejercicios de Kegel que mejoran el tono muscular de las paredes vaginales

¿Cuándo no es recomendable tener relaciones sexuales durante el embarazo?

Consulta a tu médico si has tenido alguna de estas complicaciones:

  • Antecedentes o amenaza de abortos espontáneos repetidos. 
  • Placenta baja o amenaza de parto prematuro. 
  • Sangrado vaginal durante el embarazo. 
  • Contracciones antes de lo normal. 
  • Padecer alguna enfermedad no controlada como diabetes o preeclampsia (vinculado con descontrol de la presión arterial).
  • Si hay embarazo ectópico, que sucede cuando el óvulo fertilizado queda atrapado en la trompa de Falopio, produciendo dolor y sangrado.
  • Cualquier otra enfermedad que tu médico te haya advertido.

Puedes seguir ampliando esta información sobre los dilemas de ser madre y nuestra sexualidad, en la charla informativa que te ofrecemos en nuestra tienda online llamada: “¿Cómo ser mamá y no perder tu sexualidad en el intento?”. Un fabuloso compendio de información amena, en la cual junto a nuestra amiga y embajadora Zenzsual, la bloguera @KatyFerrer (Katy Estilo Mamá), compartimos 5 módulos, donde te explicamos por qué te baja el deseo, por qué sufres de resequedad vaginal y otros cambios que experimentamos en nuestra sexualidad cuando somos madres. Y lo más importante, te damos herramientas sencillas para solucionar esos problemas y vivir una vida plena como mamá, esposa, amante y amiga.

FUENTE: