ENVÍOS GRATIS DENTRO DE USA POR COMPRAS SUPERIORES A $100 | SHOP NOW!

¿Padeces una Enfermedad Crónica? No tiene que ser el fin de tu vida sexual

enfermedades crónicas y relaciones sexuales

Si padeces de alguna de las llamadas Enfermedades Crónicas, como enfermedades del corazón, el cáncer, la diabetes, inclusive la obesidad o cualquier otro de estos problemas de largo plazo, no tienes que dejar de lado tu vida sexual. Pero definitivamente si es importante que introduzcas algunos cambios en tu estilo de vida, con una mentalidad más flexible y abierta sobre la manera de vivir tu sexualidad.

Se trata de asesorarte y seguir algunos consejos y recomendaciones de tu médico, para conocer mejor lo que pasa en tu cuerpo y que puedas aprender a recuperar poco a poco tu deseo y tu merecido placer y bienestar, así que si este es tu caso quédate aquí y sigue leyendo que esto te va a servir mucho. 

Comencemos por hablar de lo que entendemos por Salud Sexual, ya que este concepto puede tener miles de significados dependiendo de nuestra cultura, nuestra crianza y nuestra personalidad. Porque si algo hemos aprendido con los testimonios de todos ustedes en Zenzsual, es que cada persona aborda su sexualidad desde una perspectiva distinta y todas son válidas siempre y cuando estén basadas en el respeto mutuo.

Cuando hablamos de Salud Sexual nos referimos al concepto clásico de la Organización Mundial de la Salud el cual se refiere al estado de bienestar físico, emocional, mental y social de nuestra sexualidad, sin la presencia de disfunción o incapacidad para mantener relaciones sexuales. Cabe destacar que hablamos de tener un enfoque positivo y respetuoso sobre la sexualidad y las relaciones sexuales, cuyo objetivo es la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia.

Ya sabes lo que es Salud Sexual, ahora ¿Qué son las Enfermedades Crónicas?

Según la Organización Mundial de la Salud, las Enfermedades Crónicas son aquellas de larga duración, que por lo general evolucionan lentamente y no se transmiten de persona a persona. Hay 4 tipos principales de este tipo: las enfermedades cardiovasculares (como infartos del miocardio y accidentes cerebrovasculares), el cáncer, la diabetes y las enfermedades respiratorias crónicas (como el asma y la EPOC - Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica). Recientemente también aceptaron a la obesidad como una enfermedad crónica no transmisible, increíble verdad?

El disfrute de nuestra sexualidad puede verse afectado cuando estamos en presencia de una de estas condiciones , ya que el dolor,  incapacidad física,  ansiedad,  preocupación, el miedo o la tristeza, pueden apoderarse de nosotros y convertirse en prioridad.

Cuando vives con una Enfermedad Crónica es muy probable que mientras aceptas la idea de lo que tienes y te ajustas a los cambios y medicamentos, la sexualidad quede en un segundo plano más no  necesariamente debe mantenerse así. Si quieres que esto no suceda debes introducir algunos cambios en tu vida para hacerlo posible y nosotros te vamos ayudar en esto, más es importante que sepas el por qué se afecta esta parte tan íntima de la comunicación en pareja.

¿Por qué tu sexualidad se puede ver afectada si padeces una Enfermedad Crónica?

Generalmente es el deseo sexual y la excitación lo que más se ve interrumpido, sobre todo al inicio de la enfermedad cuando nos damos cuenta que todo cambia. A continuación te explicamos varios motivos:

  • Alteraciones físicas que varían dependiendo de la enfermedad, las cuales pueden limitar tu desempeño a la hora del encuentro. Ejemplo: limitaciones de movimientos y posiciones por problemas en las articulaciones, dificultad respiratoria o del corazón que limita la etapa de la excitación. 
  • Alteraciones mentales: es lógico y entendible que con este tipo de enfermedades se asocian preocupaciones económicas, cambios en nuestras rutinas y estilo de vida que pueden llevar a la depresión y baja autoestima. Todos estos pensamientos y sentimientos definitivamente ocupan prácticamente todo el pensamiento, haciendo casi imposible siquiera en pensar en sexo. 
  • Alteraciones producto de los tratamientos médicos o de las cirugías son también responsables de alterar y desmejorar la sexualidad, como por ejemplo los tratamientos de diálisis, mastectomías, la toma de medicamentos antihipertensivos, antipsicóticos y antidepresivos.

Existen otras enfermedades crónicas como la obesidad, estreñimiento crónico, alcoholismo, tabaquismo, las cuales también deterioran en gran medida la salud sexual ya que provocan ansiedad, depresión y trastornos en el desempeño sexual y disminución del deseo.

Síntomas de las Enfermedades Crónicas que pueden interferir en tu Sexualidad:

La enfermedad crónica e incluso los medicamentos que se utilizan para su tratamiento pueden condicionar negativamente a la vida sexual de quienes las padecen, produciendo por lo general algunos o varios de estos síntomas:

  • Dolor.
  • Cansancio.
  • Alteraciones del sueño.
  • Disfunción eréctil (impotencia).
  • Pérdida de la libido.
  • Anorgasmia: la falta de interés por el sexo.

Recomendaciones para activar tu sexualidad

Cuando el médico nos informa que padecemos de una Enfermedad Crónica, como la diabetes, una afección cardíaca, cáncer u otra condición, de inmediato nos saltan a la mente una cantidad enorme de preguntas y dudas sobre la propia enfermedad y la nueva condición de salud a la cual nos enfrentamos. Pero también es importante que, sin vergüenza alguna, incluyas en ese cuestionario las dudas relacionadas con tu sexualidad; ya que todas las enfermedades crónicas son diferentes, y aunque pueden representar algunas barreras, no quiere decir que impida que puedas mantener tus relaciones sexuales. Solo debes aprender a vivir y adaptarte a tu nueva condición de salud. 

Por esta razón es importante que tomes las riendas en el asunto y te informes muy bien acerca de tu enfermedad y cómo puede afectar a su vida. Concretamente, te compartimos una serie de consejos que te ayudarán a re-orientar tu vida sexual:

  1. Se flexible y busca nuevas oportunidades. Padecer de una enfermedad crónica significa que a lo mejor no puedas hacer el amor como estabas acostumbrada. Pero hay muchas maneras de disfrutar la intimidad física, aún si tienes impedimentos graves producto de tu enfermedad; porque generalmente siempre puedes besar, acariciar, utilizar juguetes sexuales, recibir masajes y sexo oral o quizás darlo. No te concentres en tus discapacidades sino en tus capacidades. ¡Querer es poder! Y recuerda que el sexo que satisface se fundamenta en las caricias lentas y juguetonas por el cuerpo entero.
  2. Planear la actividad sexual para el momento en que te sientas con más energía. En la etapa más dura de la enfermedad habrá días en que no sientas ganas, ni tengas cabeza para ello, así que mejor aprovecha los espacios de mejoría.
  3. Procura estar relajada y descansada para ese momento. Es necesario crear el ambiente y tener la disposición para hacer del momento una experiencia placentera, sin importar que pueda ser diferente a tu vida sexual previa a la enfermedad.
  4. Tomar el calmante indicado por tu médico si sientes algún dolor producto de tu enfermedad crónica, al menos media hora antes del acto sexual para evitar distraerte con el dolor y que te puedas concentrar en vivir la experiencia y el placer sexual. ¡SIN AUTOMEDICARTE!
  5. Ensayar diferentes posturas y modos de excitación con el fin de encontrar aquellos con los que te sientas más cómoda y estimulada.
  6. Prueba utilizando gel íntimo y juguetes sexuales. La diabetes, algunos tipos de cáncer y otras de las enfermedades crónicas pueden disminuir tu sensibilidad genital, producir dolor o resequedad vaginal, entre otros síntomas. Para ello te proponemos:

    1. Utilizar geles lubricantes para combatir el dolor durante el coito y la resequedad. Aquí te recomendamos el Gel Íntimo de Zenzsual, el cual tiene una alta concentración de ácido hialurónico, que te ayudará a facilitar el roce y el contacto sexual, además de hidratar tus genitales, evitando la resequedad que algunos medicamentos producen.

    2. Los vibradores pueden ayudar. Según tu situación en particular, puedes consultar al médico y evaluar si puedes probar con algunos juguetes eróticos que te permitan enriquecer tus relaciones sexuales. ¡Si a la primera no sale: prueba con unos cuantos! Este tipo de productos los puedes encontrar en tiendas para adultos y diversos sitios web.

      En Zenzsual contamos con el ejercitador vaginal VagiYoga, con el cual puedes ganar por partida doble, al fortalecer tu piso pélvico guiando tus ejercicios de Kegel y al utilizarlo en modo vibrador para estimular tus relaciones sexuales.
  7. Mucha comunicación con tu pareja: ¡esa es la ficha más importante! Que ambos sepan lo que les gusta hacer y que le hagan, conversar sobre cómo se sienten más cómodos y que juntos se entiendan, se escuchen y prueben una y otra vez, para finalmente encajen perfectamente.

    De verdad es clave que puedan conversar para ir cambiando los hábitos ante el nuevo estilo de vida que les impone la Enfermedad Crónica, motivándose mutuamente, apoyándose y adaptándose a las nuevas circunstancias. Esto ayudará mucho a que ambos tengan mejor disposición y una actitud cariñosa incluso en los momentos cuando no existe el deseo sexual, pues no hay que olvidar que pueden motivarse para que aparezca en cualquier momento y llegar a la excitación deseada.
  8. Consulta al médico: sin pena ni vergüenza pregúntale al médico sobre las consecuencias sexuales de tu enfermedad y los efectos de las medicinas que estás tomando. Él es la persona correcta para brindarte información sobre los posibles efectos de los medicamentos recetados y si disminuyen tu libido. Además, es el profesional preparado para responder adecuadamente cómo abordar las situaciones de depresión y otros síntomas.
  9. Únete a un grupo de apoyo: las asociaciones de pacientes te permiten relacionarte con otras personas que se encuentran en la misma situación que tú y poder compartir experiencias para encontrar algunas de las respuestas a las situaciones específicas de tu caso. Considera sumarte al grupo de apoyo más cercano a tu hogar y aprovecha la oportunidad para conversar con tus compañeros sobre la manera cómo manejan su sexualidad. 
  10. ¡Nueva realidad, nuevo estilo de vida! Es una prioridad mantenerte lo más saludable posible. Pues a pesar de padecer una enfermedad crónica, te recomendamos conversar con tu médico para planificar juntos la introducción de algunos buenos hábitos, según tu condición de salud. Aquí te compartimos algunos tips al respecto:

    —Si fuma, deje de hacerlo.
    —Evita el alcohol o si puedes mejor elimínalo de tu dieta.
    —Come un mínimo de cinco porciones de frutas y verduras al día.
    —Según tu estado de salud, trate de hacer ejercicio moderado con regularidad. Lo ideal sería al menos 30 minutos al día.
    —Duerma al menos siete horas todas las noches.

Conéctate con nosotras a través de nuestras redes sociales donde puedes encontrarnos como: @zenzsual y cuéntanos tu experiencia.

En Zenzsual trabajamos con pasión en promover la salud femenina y una sana sexualidad. Porque estamos conscientes en que todas tenemos problemas, dudas o necesidades diferentes, y sirve de mucho comunicarnos e informarnos seriamente sobre nuestros procesos para superarlos con entereza y finalmente ser felices en el camino. 

¡Que nada te detenga! Únete al ¡TEAM ZENZSUAL!

Fuente: