ZENZSUAL y COVID-19 TRABAJAMOS CON TODA LA SEGURIDAD SANITARIA EN NUESTROS ENVÍOS. SE PUEDEN PRESENTAR DEMORAS POR LA PANDEMIA. LOS ENVÍOS A EUROPA HAN SIDO SUSPENDIDOS.

Cultiva la cultura de la no violencia en tus relaciones de pareja

No Violencia en la Pareja

El respeto y el amor son herramientas fundamentales para resolver las diferencias sin permitir que los desacuerdos abran paso a la violencia. La frontera es muy delgada así que debes tener en claro cuales son los límites para no traspasarlos. En este artículo te ayudamos a entender mejor el tema.

IDENTIFICA LAS FRONTERAS: ¿QUÉ SE PUEDE CONSIDERAR VIOLENCIA EN LA PAREJA?

La Organización Panamericana para la Salud define a la violencia en la pareja como cualquier comportamiento, dentro de una relación íntima, que cause o pueda causar daño físico, psíquico o sexual a los miembros de la relación. 

Se considera violencia en la pareja cuando aparecen las agresiones físicas (abofetear, golpear, patear o pegar), violencia sexual (relaciones sexuales forzadas y otras formas de coacción sexual), maltrato emocional (insultos, denigración, humillación constante o intimidación, como al destruir objetos), amenazas de causar daño o de llevarse a los hijos. También se incluyen los comportamientos controladores y dominantes, por ejemplo, aislar a una persona de sus familiares y amigos, vigilar sus movimientos y restringir su acceso a recursos financieros, empleo, educación o atención médica.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS Y LOS FACTORES DE RIESGO DE LA VIOLENCIA INFLIGIDA POR LA PAREJA?

Factores individuales 

Algunos de los factores más importantes asociados con una mayor probabilidad de que un hombre cometa actos de violencia contra su pareja son los siguientes: 

  • Juventud
  • Bajo nivel de instrucción 
  • Haber sido testigo o víctima de violencia en la niñez
  • Consumo nocivo de alcohol o drogas 
  • Trastornos de la personalidad
  • Aceptación de la violencia (ver como algo normal que un hombre golpee a su pareja) 
  • Antecedentes de maltrato infligido a sus parejas anteriores. 

Los factores sistemáticamente asociados con una mayor probabilidad de que una mujer sufra violencia a manos de su pareja incluyen los siguientes situaciones:

  • Bajo nivel de instrucción
  • Exposición a violencia entre sus padres
  • Haber sido víctima de abuso sexual en la niñez
  • Aceptación de la violencia
  • Exposición anterior a otras formas de maltrato

Factores relacionales

Los factores asociados con el riesgo, tanto de victimización de las mujeres como de agresión por el hombre, incluyen los siguientes:

  • Conflicto o insatisfacción en la relación
  • Dominio de los varones en la familia
  • Dificultades económicas
  • Hombre con múltiples compañeras sexuales
  • Disparidad de logros educativos, es decir que la mujer tenga un nivel de instrucción más alto que el de su compañero íntimo 

Factores comunitarios y sociales:

Se han encontrado los siguientes factores en todos los estudios:

  • Normas sociales de género no equitativas (especialmente las que asocian la virilidad con el dominio y la agresión)
  • Pobreza

¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS DE LA VIOLENCIA DE PAREJA?

La violencia infligida por la pareja afecta a la salud física y mental de la mujer en formas directas (con la violencia física) y formas indirectas, como problemas crónicos de salud por estrés prolongado. Haber sido víctima de violencia es por consiguiente un factor de riesgo de muchas enfermedades y trastornos.

FALSAS CREENCIAS QUE APOYAN LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

A continuación, algunas de las normas preestablecidas en algunas sociedades que apoyan el desarrollo de relaciones violentas. Toma nota para que no las repitas o las permitas en tus relaciones:

  • El hombre tiene derecho a imponer su dominio sobre la mujer y es considerado socialmente superior 
  • El hombre tiene derecho a castigar físicamente a la mujer por un comportamiento “incorrecto”
  • La violencia física es una forma aceptable de resolver conflictos en una relación 
  • Las relaciones sexuales son un derecho del hombre en el matrimonio 
  • La mujer debe tolerar la violencia para mantener unida a su familia 
  • Hay veces en que una mujer merece ser golpeada 
  • La actividad sexual (incluida la violación) es un indicador de masculinidad 
  • Las niñas son responsables de controlar los deseos sexuales de un hombre

CONSECUENCIAS DE VIVIR LA VIOLENCIA EN LA PAREJA

Las investigaciones actuales indican que la influencia del maltrato puede persistir mucho tiempo después de que haya cesado la violencia. Cuanto más grave sea el maltrato, mayores serán sus repercusiones sobre la salud física y mental de la mujer, y las consecuencias de los diferentes tipos y múltiples episodios de maltrato parecen ser acumulativas con el transcurso del tiempo.

PREVENIR DESDE LA ADOLESCENCIA

Es necesario generar una conciencia preventiva desde el inicio de la adolescencia temprana (o incluso antes) con el objetivo de educar en la promoción del buen trato y las relaciones saludables de pareja. En esta misión, será importante dotar a los jóvenes de las habilidades socioemocionales necesarias para enfrentar nuevas y complejas situaciones con las que probablemente se van a encontrar. Será clave trabajar en:

  • Generar conciencia y aprender a regular sus emociones
  • Fomentar la empatía y el respeto hacia el otro 
  • Promover conductas de apoyo hacia sus iguales, y actitudes igualitarias, 
  • Hacerles reflexionar sobre las consecuencias de ciertos comportamientos y actitudes (offline y online)
  • Ayudarlos a canalizar de forma adecuada el enfado, la ira, la tristeza, la euforia y la frustración que experimentarán

Si tienes dudas de que lo tuyo sea violencia de pareja, revisa rápidamente el Violentómetro desarrollado por la Defensoría del Pueblo en Venezuela. Allí verás una escala de las diversas situaciones o manifestaciones que son consideradas violencia doméstica o de pareja.

¡LA COMUNICACIÓN Y EL RESPETO SON FUNDAMENTALES!

Evita discutir en los momentos en que te encuentras alterada. Espera que la calma regrese y conversen sin alterarse, con una disposición a resolver y con la flexibilidad para aceptar y corregir los errores cometidos, pensando siempre en el mejor futuro para ambos.

Y por supuesto, exige respeto, pero también demuéstralo con tus actuaciones.

¡LA SEXUALIDAD PARA COMPENETRARSE!

No siempre aplica la premisa que dice que los problemas se resuelven en la cama. Es importante utilizar la sexualidad como una zona de paz y de compenetración, pero no esquiven los conflictos. Siempre es necesario hablarlo y arreglar las diferencias llegando a acuerdos, porque de los contrario solo estarías «corriendo la arruga», es decir, postergando la situación que se va empeorando con el tiempo y las tensiones diarias.

¿CÓMO RESOLVERLO?

Si al leer esto confirmas que estás viviendo una situación de violencia con tu pareja, es momento de detenerlo:

  • Busca ayuda. Apóyate inmediatamente en un familiar, amigo o amiga de mucha confianza que te crea y escuche.
  • Asiste a las autoridades de tu país para buscar asesoría y para presentar una denuncia.
  • De ser posible, recopila todas las pruebas necesarias que demuestren la agresión de la que has sido víctima, para presentarlo ante las autoridades. 
  • Comunica de inmediato si consideras que tu vida o la de tu familia corre peligro, ya que por ley deberán brindarte la protección necesaria.
  • No dudes de tus ideas, opiniones y decisiones ni permitas que nadie te haga dudar de tus acciones, lo importante es salir de esa situación.

Recuerda que siempre puedes encontrar las sesiones de #SexCoaching en nuestra web #TuSaludIntima para abordar las dudas y dilemas que tengas en tu relación de pareja y tus relaciones íntimas. Además allí dispones de los productos #Zenzsual como la espuma limpiadora, el gel íntimo, el suplemento nutricional para revivir el deseo #LibiZens (para ellas y para ellos) y el entrenador vaginal #VagiYoga para fortalecer tu suelo pélvico y realizar tus Ejercicios de Kegel.

FUENTE: