Sexualidad después de vivir un infarto

 

Sexualidad después de vivir un infarto

¿Mi corazón aguantará la presión, la fatiga y la agitación de un encuentro sexual? 

Esa es la pregunta de miles de personas que sobreviven a un ataque cardíaco u otras condiciones cardiovasculares. Una situación que abre la invitación a redefinir el placer y a poner más creatividad y cerebro a nuestra intimidad. ¡Sigue leyendo para evaluar las alternativas! 

Si tienes insuficiencia cardíaca, la mínima actividad física probablemente puede dejarte fatigada o sin aliento. El sexo representa un ejercicio moderado que puede sembrar la duda en personas con insuficiencia cardíaca o que han tenido recientemente una cirugía, un procedimiento y ya sienten las consecuencias en su desempeño sexual y su libido.

Tanto es así, que más de la mitad de las personas con insuficiencia cardíaca afirman tener muchas menos relaciones sexuales o ninguna, debido a la salud de su corazón. Y más de 3 de cada 10 personas informan que han tenido problemas con su desempeño sexual. Además, a esto se suma que los medicamentos para la insuficiencia cardíaca pueden disminuir el deseo sexual o causar efectos secundarios sexuales desagradables. 

Sin embargo, debes saber que los episodios cardiovasculares, tales como los ataques al corazón o el dolor torácico causados por cardiopatías, en raras ocasiones se producen durante la actividad sexual, ya que la actividad sexual solo dura un breve período de tiempo.

¿Cómo puedes retomar tu vida sexual si sufriste una cardiopatía? 

Pregúntale a tu médico. Lo primero que deben hacer los pacientes antes de retrasar la actividad sexual es pedirle a su médico una evaluación donde pueda corroborar que ya se encuentra en una condición estable.

¡Estabiliza tu salud! Si tienes una enfermedad cardiovascular inestable o si los síntomas todavía son graves, debes cumplir con el tratamiento y esperar hasta que el médico te diga que tu afección cardíaca está estable antes de mantener relaciones sexuales nuevamente.

Se considera que tienes un alto riesgo de sufrir complicaciones durante la actividad sexual si padeces insuficiencia cardíaca de clase IV o si te sometiste a una cirugía cardíaca en las últimas dos semanas.

No dejes de tomar tus medicamentos. Tu salud cardíaca es lo primero. Continúa al pie de la letra con las indicaciones médicas y no detengas la ingesta de ninguna de las medicinas por miedo a los efectos secundarios sexuales. Solo con su estricto cumplimiento podrás mejorar los síntomas cardiovasculares, y en el corto plazo, retomar tu actividad sexual. 

No te automediques con remedios caseros y recomendaciones de terceras personas. Y mientras no culmines el tratamiento, tampoco pruebes con plantas medicinales o suplementos nutricionales para aumentar tu deseo sexual, hasta tanto tu médico no lo autorice.

Rehabilitación cardiaca: si tuviste una insuficiencia cardíaca o un ataque al corazón, la rehabilitación cardíaca y el ejercicio regular puede ayudar a reducir el riesgo de complicaciones relacionadas con la actividad sexual. Se trata de llevar un programa supervisado que incluya asesoría, educación y actividad física, para mejorar la salud del corazón y desarrollar resistencia después de un evento cardíaco. 

Anticonceptivos: si eres mujer y estás pensando en comenzar a usar métodos anticonceptivos o quedar embarazada, hable primero con tu ginecólogo y con el especialista que está tratando tu condición cardiaca.

Si eres una mujer posmenopáusica con una enfermedad cardiovascular, puedes considerar el uso de estrógenos vía tópica o vaginal para evitar las relaciones sexuales dolorosas. Así como el uso del geles con base a agua, como el gel íntimo Zenzsual para combatir la resequedad vaginal y las molestias cotidianas, tales como la picazón, fisuras y molestias ocasionadas por el roce de la ropa íntima.

Si luego de la recuperación quedas viviendo alguna disfunción sexual, consulta de inmediato tu médico para determinar si podría estar relacionada con la enfermedad cardiovascular o la ansiedad, la depresión u otros factores.

Disfunción eréctil. Los medicamentos para tratar la disfunción eréctil normalmente son seguros, aunque no los debes tomar si estás recibiendo un tratamiento con nitratos contra el dolor torácico, debido a la enfermedad coronaria.  Tampoco se deben administrar 24 a 48 horas después de tomar medicamentos para la disfunción eréctil (según el medicamento utilizado).

Asesoría. La American Heart Association y la European Society of Cardiology (Sociedad Europea de Cardiología) recomienda que todas las personas con la enfermedad sean examinadas para detectar problemas sexuales y que reciban asesoría sexual en pareja, como parte de su rehabilitación, para ayudar a responder preguntas, construir intimidad y brindar consejos útiles sobre cómo retomar las relaciones sexuales de manera segura. En TuSaludIntima.com encontrarás sesiones de SexCoaching para conversar con profesionales.

¿Cómo puedes mantener tu intimidad si tienes una insuficiencia cardíaca?

Algunos pacientes pospondrán la actividad sexual por vergüenza de conversar con el médico, cuando en realidad se encuentran en una etapa relativamente segura para reanudar su vida íntima. Por eso es clave la consulta al médico, quien te guiará según la realidad de tu salud.

¡Estimula tu creatividad erótica! No hay problema con besarse y tocarse. Pregúntale a tu médico si en tu estado actual puedes vivir una sexualidad de baja intensidad, gracias a la masturbación la exploración en pareja con masajes eróticos y la estimulación oral, pueden ser una alternativa valiosísima si tu deseo no se ha visto afectado y quieres mantenerte activa. 

Permanecer sexualmente activo es clave para mantener una calidad de vida saludable y para mantenerte en contacto con tu pareja. Todo parte de restablecer la salud de tu corazón para volver a tener una sexualidad plena.

FUENTE: