El Yoga: te brinda más flexibilidad y mejora tu sexualidad

 

yoga sexualidad

¡Es hora de entrenar! Busca tu mat y toma dato para que seas toda una Flexi-Girl de ahora en adelante. ¡Prometemos que en la intimidad no te arrepentirás!

Son muchos los beneficios que la práctica rutinaria del yoga le trae a nuestra salud, no solo a nivel físico sino a nivel mental. Y es justamente eso lo que buscamos por estos días de estrés, de sobrecarga y de preocupaciones que nos agobian constantemente. Pero no podemos dejar que esos eventos perjudiciales de nuestro entorno y que la pesada carga del día a día arruinen nuestra vida íntima y nuestro bienestar sexual.

En este artículo nos concentramos en listar las principales ventajas de la práctica del yoga. El objetivo es que dejes las excusas y comiences a tomar clases de yoga con tus amigas, para que seas de las mujeres que gozan de los beneficios físicos, mentales y emocionales del yoga. 

¡Lo que el yoga le aporta a tu sexualidad!:

Los expertos explican que el yoga regula la atención y la respiración, disminuye la ansiedad y el estrés y regula la actividad nerviosa parasimpática, es decir, activa la parte del sistema nervioso que le indica al cuerpo que se detenga, relaje, descanse, digiera, baje la frecuencia cardíaca y desencadena cualquier otro proceso metabólico que induzca la relajación. Y el yoga brinda una mejora significativa en la excitación y la lubricación.

A nivel mental, también hay mecanismos psicológicos que se activan con la práctica del yoga, porque se ha descubierto que las mujeres que lo practican tienen menos probabilidades de criticar sus cuerpos y de ser más conscientes de su yo físico. 

Todos estos efectos están asociados con mejoras en la respuesta sexual: 

  1. Conéctate con tu cuerpo.  Al estar en conexión con la respuesta de tu cuerpo y de tu mentes es más fácil llegar al orgasmo. De seguro has sido testigo como el estrés, los problemas, la ansiedad, los bloqueos te impiden excitarte y tener un clímax satisfactorio. Esa desconexión con tus necesidades bloquea hasta tu capacidad de sentir y experimentar placer. El yoga te permite conectar cuerpo, mente y espíritu. Esta reconexión con tu cuerpo te hará volver a escucharlo y sentirlo, despertando de nuevo tu libido de forma natural.

  2. Gana más energía. El aumento del tono o energía vital es uno de los grandes beneficios que obtienes desde la primera práctica del yoga, algo que tiene una relación directa con tu libido. La tristeza, la ansiedad, el estrés absorben tu energía vital y la sexual ¡Actívate que estás viva!

  3. Vive en armonía con tu físico. Los complejos e inseguridades que tenemos con respecto a nuestro físico, muchas veces nos limitan al momento de la intimidad. La práctica del yoga te hará ganar tono y fuerza, mejorará tu postura y tu aspecto, estilizando tu figura. Y lo más importante, es que la conciencia y conexión con tu cuerpo que aporta el yoga te hará sentirte mejor con tu cuerpo, aceptándolo, respetándolo y cuidándolo.

  4. Deshazte de los bloqueos emocionales. La liberación física y mental que aporta el yoga a través de las asanas, el control de la respiración y la meditación, pueden ayudarte a gestionar tus miedos, inseguridades y emociones negativas, desbloqueando tu cuerpo y tu mente, y en consecuencia, tu libido.

  5. Mejora tu circulación. Las posiciones invertidas de yoga activan y mejoran la circulación y oxigenación de órganos, tejidos, músculos y de todo tu sistema reproductor. Esta mayor vascularización en las zonas genitales propicia el deseo y mejora el disfrute sexual.

  6. Gana flexibilidad y resistencia: las posturas de yoga trabajan especialmente la flexibilidad y la fuerza, lo que hará que te sientas mucho más cómoda y hábil físicamente durante tus encuentros sexuales. Las asanas específicas para la cadera y los genitales te harán redescubrir literalmente estas zonas de tu cuerpo.

  7. Tonifica tu suelo pélvico. Mucho te hemos hablado de las consecuencias negativas de los embarazos, los partos, la edad y los ejercicios de alto impacto tienen en la musculatura de nuestro piso pélvico. Al perder su tono, se reduce también la sensación de placer sexual. Aprovecha las posturas del yoga para mantener tonificado esta parte de tu cuerpo. 

En este punto, también te recomendamos trabajar diariamente con el entrenador #Vagiyoga el cual te ayudará a realizar tus ejercicios de Kegel de forma regular, y lo más importante, medir tus avances en el fortalecimiento de tu piso pélvico con la aplicación que puedes controlar desde tu teléfono móvil.

  1. Sientes más. La práctica del yoga te ayuda a escucharte, a distanciarte de los pensamientos negativos y a conectar mejor con tus emociones más profundas, permitiéndote disfrutar más de lo que estés haciendo en el presente. Evitando que tu mente vuele lejos de tu cama cuando estás haciendo el amor.

  2. Conéctate mejor con tu pareja. Practicar yoga en pareja los ayudará a mejorar la empatía y a crear intimidad, respeto, compasión y cariño hacia el otro. Esto enriquecerá sus relaciones sexuales y emocionales.

  3. Relájate más. En todas las clases de yoga se realiza una relajación final que te permitirá alejarte del estrés, estar más tranquila y de mejor humor, lo que te predispondrá más al juego y al sexo.

Consejos: ¡Nunca es tarde para empezar!

  1. Intenta realizar los ejercicios de forma compensada, para repartir la flexibilidad por todas las zonas, reforzando lo bueno y mejorando las áreas críticas. 
  2. No te obsesiones con el punto débil. Verás como poco a poco vas mejorando, recuerda ver tu cuerpo como un conjunto. 
  3. Busca la armonía y el equilibrio que te brinda el yoga. Cuando realices las asanas para flexibilidad te sentirás más optimistas y en forma.
  4. Respira lentamente y más profundo: aprende a respirar bien y de forma natural para relajar mejor tu cuerpo, sentirte más cómoda y segura de ti misma. Con la respiración diafragmática trata de conseguir la sincronización entre la respiración y los movimientos de tu cuerpo. Eso te ayudará a realizar las asanas del yoga correctamente y con menos riesgo de lesiones.
  5. Escoge un buen mat para evitar dolores en las piernas, tobillos, codos y que tus músculos rindan al máximo tus articulaciones tienen que estar en perfecto estado. Que sea de un grosor mayor a 5mm. 
  6. Cuida tus articulaciones: avanza poco a poco porque muchos dolores aparecen por el bloqueo de nuestros músculos y una vez se habitúan a nuestra actividad desaparecen. 
  7. Aléjate de las lesiones: cuanta más flexibilidad tenga tu cuerpo, tendrás menos posibilidades de sufrir lesiones, mejor será tu circulación y más beneficios traerás a tu sistema nervioso.
  8. Usa la ropa adecuada: escoge ropa amplia y cómoda, hay varias marcas con  líneas deportivas especialmente dedicadas a la práctica del yoga. Busca algunos ejemplos en internet y escoge las tuyas. Con las prendas adecuadas no encontrarás obstáculos a la hora de realizar las asanas.
  9. Empieza con más repeticiones: si estás iniciando en la práctica del yoga trata de hacer más repeticiones y de menor duración. Así tendrás más tiempo de descanso entre una y otra. Tus músculos y articulaciones te lo agradecerán.

No te desesperes si no alcanzas la flexibilidad que deseas los primeros días. Practica mucho, con paciencia y constancia para lograrlo con el paso del tiempo.

Te invitamos a visitar nuestra tienda online TuSaludIntima para conocer los productos de cuidado femenino de Zenzsual y conéctate a través de nuestras redes sociales, donde siempre publicamos promociones y tips informativos para tu salud femenina y tu sexualidad.

FUENTE: