¿Te consideras sexualmente satisfecha? Si lo dudaste, debes leer esto

3 comentarios

Empecemos por lo básico: ¿Qué significa para ti estar “satisfecha sexualmente”? 

Antes de que respondas, analízalo bien. ¿Qué criterios usas para medir tu satisfacción sexual?

  • ¿Cuántas veces lo haces?
  • ¿Cuánto duran tus encuentros?
  • ¿Qué variedad de prácticas realizas?
  • ¿Qué intensidad de sensaciones experimentas?
  • ¿Qué importancia le das al orgasmo? 

Estas son algunas de las preguntas que suelen rondar por nuestra cabeza cuando pensamos en nuestra vida sexual. Y muchas veces, nos generan más dudas que certezas, más estrés que placer, más frustración que felicidad. 

¿Acaso se trata de tener tantas relaciones sexuales como puedas? ¿O de compararte con un dato promedio en internet que te dice si estás por encima o por debajo de lo “normal”?

Pues permítenos decirte que eso no es satisfacción sexual, sino ‘interacción’ sexual. Y no es lo mismo. La satisfacción sexual es mucho más que eso. Es sentir, disfrutar, explorar, comunicar, compartir, amar… Y no se puede medir con números ni con estadísticas.

Por eso, en este artículo te invitaremos a reflexionar sobre el concepto de satisfacción sexual y cómo influye en tu vida. Te daremos algunos consejos para que mejores tu satisfacción sexual y disfrutes de tu sexualidad como te mereces. ¿Te animas?

¿Cómo medimos nuestra satisfacción sexual?

Cuando pensamos en nuestra satisfacción sexual, tendemos a usar una serie de factores que nos sirven como indicadores de cómo va nuestra vida sexual. Algunos de estos factores son:

  • La frecuencia: ¿cuántas veces tenemos sexo al mes, a la semana, al día?
  • La duración: ¿cuánto tiempo le dedicamos al sexo cada vez que lo hacemos?
  • La variedad: ¿qué tipo de prácticas sexuales realizamos? ¿experimentamos con nuevas formas de placer?
  • La intensidad: ¿qué nivel de excitación, pasión y entrega ponemos en el sexo?
  • El orgasmo: ¿logramos alcanzar el clímax cada vez que tenemos sexo? ¿qué calidad tiene nuestro orgasmo?

Estos factores pueden ser útiles para tener una idea general de nuestra satisfacción sexual, pero no son suficientes ni definitivos. Y es que, muchas veces, nos obsesionamos con cumplir unos estándares o unas expectativas que nos imponemos nosotras mismas o que nos impone la sociedad, y nos olvidamos de lo que realmente importa: el placer.

La satisfacción sexual no se puede reducir a una cifra o a una media. No se trata de tener más o menos sexo, sino de tener mejor sexo. No se trata de hacerlo más rápido o más lento, sino de hacerlo a nuestro ritmo. No se trata de hacerlo de una forma u otra, sino de hacerlo como nos guste. No se trata de tener orgasmos más o menos intensos, sino de tener orgasmos que nos hagan sentir bien.

Por eso, te invitamos a que cambies tu forma de medir tu satisfacción sexual y que te enfoques en otros factores más importantes y más personales:

  • El placer: ¿disfrutas del sexo? ¿te sientes bien con tu cuerpo y con el de tu pareja? ¿te permites sentir y expresar lo que te gusta y lo que no? ¿no sientes culpa al masturbarte o al darte placer a ti misma?
  • La conexión: ¿te sientes cómoda y segura con tu pareja? ¿hay confianza y respeto entre los dos?
  • La comunicación: ¿hablas con tu pareja sobre tus deseos y fantasías? ¿te sientes libre de proponer nuevas ideas que te generan curiosidad?

La conversación comienza a ser diferente, ¿verdad?

¿Qué beneficios tiene estar satisfecha sexualmente?

Entre tantas obligaciones que tenemos como mujeres dinámicas, el tiempo que nos queda para disfrutar de una vida sexual plena se nos hace cada vez más corto. La vida es breve y tenemos que ocuparnos del trabajo, los estudios, el hogar, los hijos, la familia, los amigos y hasta las mascotas; todos ellos son aspectos importantes de nuestra vida, pero también son los culpables de que nuestro deseo y satisfacción sexual se vaya reduciendo con el paso del tiempo, aunque eso no signifique que el amor y la autoestima se esfumen.

La satisfacción sexual es una parte importante de la salud y el bienestar de las personas. No solo se trata de experimentar placer, sino también de fortalecer el vínculo con la pareja, mejorar la autoestima, reducir el estrés y prevenir enfermedades.

Algunos de los beneficios de estar satisfecha sexualmente son:

  • Mejora el sistema inmunológico. El sexo aumenta la producción de anticuerpos que nos protegen de las infecciones y las enfermedades.
  • Favorece la salud cardiovascular. El sexo mejora la circulación sanguínea, reduce la presión arterial y previene los infartos y los accidentes cerebrovasculares.
  • Alivia el dolor. El sexo libera endorfinas, unas sustancias químicas que actúan como analgésicos naturales y nos ayudan a combatir el dolor de cabeza, la artritis o los cólicos menstruales.
  • Combate el insomnio. El sexo relaja los músculos, disminuye la ansiedad y facilita el sueño profundo y reparador.
  • Retrasa el envejecimiento. El sexo estimula la producción de colágeno, una proteína que mantiene la elasticidad y la firmeza de la piel, y de melatonina, una hormona que regula el ciclo circadiano y retrasa el envejecimiento celular.
  • Aumenta la felicidad. El sexo libera oxitocina, una hormona que genera sentimientos de amor, confianza y conexión con la pareja, y serotonina, un neurotransmisor que regula el estado de ánimo y nos hace sentir más felices y optimistas.

Como ves, es importante que cuides tu vida sexual y que busques lo que te hace sentir bien, tanto a ti como a tu pareja. Recuerda que el sexo es una forma de expresión, de comunicación y de diversión, y que no hay una única forma de disfrutarlo. Lo importante es que te sientas cómoda, segura y respetada en todo momento.

Aumenta tu libido para aumentar la satisfacción

La satisfacción sexual es algo que todas las mujeres merecemos y podemos alcanzar. No se trata solo de tener orgasmos, sino de disfrutar de todo el proceso que conlleva el placer.

Si eres de las que piensa que el sexo ya no es lo mismo de antes, que no sientes ganas de hacerlo, que te cuesta excitarte, lubricar y llegar al orgasmo, que estás cansada, agobiada y sin tiempo para disfrutar, que el parto te cambió la vida y el cuerpo, que tu pareja te presiona y tú solo lo haces por cumplir, pero sin placer…no estás sola. 

En Zensual llevamos más de 20 años ayudando a mujeres como tú a recuperar su deseo y su satisfacción sexual. Hemos escuchado miles de historias que se callan por miedo a ser criticadas o rechazadas. Pero hoy queremos que sepas que no tienes por qué sufrir en silencio. Que hay solución para tu problema, y que todo pasa por tu nivel de deseo.

El deseo es el motor que impulsa nuestra satisfacción sexual. Sin deseo, el sexo se vuelve rutinario, aburrido y poco placentero. Por eso, es importante que cuidemos nuestro deseo y que lo alimentemos de forma constante.

¿Cómo podemos hacerlo? Aquí te damos algunas ideas:

  • Conócete a ti misma. Saber lo que te gusta, lo que te excita y lo que te hace sentir bien es fundamental para disfrutar de tu sexualidad. Explora tu cuerpo, tus fantasías y tus sensaciones. No tengas miedo de experimentar y de probar cosas nuevas.
  • Comunícate con tu pareja. El diálogo es clave para mejorar la satisfacción sexual. Exprésale a tu pareja lo que te gusta, lo que no te gusta y lo que te gustaría probar. Escucha sus deseos y sus necesidades. Busca puntos en común y respeta las diferencias.
  • Rompe la rutina. La monotonía es el enemigo del deseo. Por eso, es bueno que varíes tus prácticas sexuales, tus escenarios, tus horarios y tus roles. Sorprende a tu pareja con algo diferente, atrevido o divertido. Usa tu imaginación y tu creatividad.
  • Busca ayuda profesional si es necesario. A veces, el deseo puede verse afectado por problemas físicos, psicológicos o emocionales. Si sientes que algo te impide disfrutar de tu sexualidad, no dudes en consultar a un especialista que pueda orientarte y apoyarte.
  • Disfruta del momento. El deseo se vive en el presente. No te preocupes por el pasado ni por el futuro. Concéntrate en las sensaciones, los sentimientos y las emociones que te genera el sexo. Deja de lado las presiones, las expectativas y los juicios. Relájate y déjate llevar.

Te invitamos a poner en práctica estos consejos y a experimentar con tu sexualidad sin miedo ni prejuicios. Recuerda que la satisfacción sexual es algo subjetivo y personal, y que depende de lo que cada una quiera y necesite.

La forma más efectiva de aumentar tu libido de forma natural, y ahorrando 40%

Además de los estímulos naturales que son muy importantes para lograr el estado emocional-erótico ideal, puedes potenciar tus energías con LibiZenzs™, un producto específicamente diseñado para aumentar la libido femenina. Y que, al mismo tiempo, actúa de forma sinérgica para mejorar otros aspectos de la vida de la mujer que están relacionados con el mantenimiento del deseo sexual, como: el estado de ánimo, la energía y la sensación de bienestar general.

Y si combinas LibiZenzs con nuestra Espuma limpiadora con ácido láctico y con nuestro Gel Hidratante Femenino con Ácido Hialurónico; tendrás todo lo necesario para recuperar las ganas y poder afirmar con certeza que eres una mujer sexualmente satisfecha.

¿Lo mejor de todo? Puedes conseguir estos tres productos en nuestro Kit Mujer Zenzsual, con 40% de descuento incluido.

Compra nuestro Kit Mujer Zenzsual y date el placer de sentirte mujer como nunca antes.


Recomienda este artículo:


3 comentarios


  • Impresionante Saver Q Ay Información Q Uno N Save Gracias

    Gracias gracias


  • Pedro Julio Ramírez

    Buenas noches sería muy bueno que colocaran el precio del kit en oferta para saber si esta ha nuestro alcance ono. Porque colocan que con tanto de descuento pero no se sabe el precio difinitivo gracias


  • Insia Manzanares

    Lo puede tomar una persona de 31 año


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.